‘Guía del autoestopista galáctico’ [Douglas Adams, 1979]

 

Guia_del_autopista_galactico

 

Sinopsis

 

Arthur Dent es un ciudadano corriente que en un día corriente se ve obligado a abandonar su casa corriente porque va a ser demolida. No sería tan grave si no fuese porque su planeta, también corriente, está a punto de ser destruido para hacer paso a una autopista hiperespacial. Junto a su buen amigo y autoestopista galáctico Ford Perfect comenzará una aventura llegan de peligros y que abarca una galaxia que solo está empezando a comprender.

 

Comentarios

 

Guía del autoestopista galáctico comenzó como una serie radiofónica de la BBC en marzo de 1978, y constaba de seis partes [1]. En la lectura del libro se puede intuir ese origen episódico de historias más o menos inconexas, aunque se logra un buen trabajo al intentar sintetizar la trama con un solo hilo conductor. Al finalizarlo no me pareció que hubiera acabado realmente, por un lado porque es inusualmente corta (menos de 200 páginas), y por otro, como descubriría más tarde, porque en realidad se adaptaron solamente los cuatro primeros episodios de la serie de radio. Los siguientes dos episodios se adaptarían en la siguiente novela El restaurante del fin del mundo (1980), y le seguirían otros tres libros más: La vida, el universo y todo lo demás (1982), Hasta luego y gracias por el pescado (1984) y Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva (1992). En 2005 también habría una adaptación al cine del primer libro.

La novela es un derroche de creatividad y humor surrealista. En la ciencia ficción es habitual desafiar cualquier convencionalismo y obligar al lector a pensar en mundos alternativos, en los que cambian especialmente aquellas cosas que solo son como son por puro azar. Solo existen como excepción los hechos y teorías científicas bien establecidas. Cualquier otra cosa que creamos verdadera solo por que lo sea en nuestro mundo cotidiano, puede que por cultura o tradición, nos conduciría a error en ese universo ficticio.

El autor desafía al lector continuamente en este sentido. Todo tiene una razón de ser, aunque no sea necesariamente la que el lector espere (por ejemplo, justificando con todo detalle la importancia para un autoestopista de llevar toallas). Siempre me ha parecido un ejercicio muy saludable el de relativizar las cosas viéndolo desde una perspectiva ficticia y a menudo imposible, que solo la ciencia ficción puede mostrar. Por ejemplo, una perspectiva en la que los seres humanos, lejos de ser el centro de la creación, somos (como se describe a menudo en el libro) simplemente una especie más descendiente de simios (hasta aquí nada es ficticio) en un planeta nada importante en una galaxia poblada por otras civilizaciones. Tan poco importante es el planeta que debe ser demolido porque impide la construcción de la autopista hiperespacial.

La novela comienza con esa irónica analogía entre la situación de Arthur Dent en la Tierra y la de la Tierra en la Galaxia. Desde el momento en el que destruyen su casa por la construcción de una autopista, y análogamente destruyen la Tierra para la construcción de otra autopista hiperespacial, el protagonista se embarca en una aventura llena de peligros, en la que no puede hacer otra cosa que ser un observador. Poco puede hacer para controlar su destino en un universo completamente desconocido para él. Solo le queda confiar en su amigo, un autoestopista galáctico, y su guía con las palabras “Don’t Panic!” en la portada, con la que descubre todo tipo de curiosidades.

Por poner como ejemplo una de las más célebres, la guía explica la invención de una máquina, llamada Pensamiento Profundo, dedicada durante cientos de miles de años a la tarea de resolver las grandes preguntas del Universo, como el por qué de la vida, del propio Universo y de todo lo demás. La respuesta proporcionada por el ordenador a tal trascendental pregunta no la voy a desvelar aquí, aunque se ha hecho un hueco en la cultura popular como ninguna otra ocurrencia de la novela y es probable que el lector ya la haya visto en alguna parte. Solo una pista para los que conozcan la respuesta sin haber leído el libro: no, en el libro no queda más claro qué significa. 

 

hitchhikers-guide-to-the-galaxy-arthur-marvin

 

Para mí una de las cosas más admirables de la novela es que me ha hecho reír. Y no lo digo porque sea especialmente complicado hacerme reír, si no porque considero que hacer humor escrito es muchísimo más complicado que usando otros medios. Con la literatura prescindes de muchos recursos útiles, como las expresiones no verbales o la entonación de la voz, dejándolo todo en manos de otros como la sorpresa, la ironía y lo ocurrente del texto. Solo por eso el autor ya merece toda mi admiración, porque sinceramente el libro me ha hecho gracia. Pero el humor tiene cierto riesgo, y es que no siempre funciona igual para todos. Como se suele decir, más vale caer en gracia que ser gracioso, y puede suceder que el humor absurdo y surrealista de Douglas no caiga en gracia a todo el mundo. Personalmente yo sí he conectado con el tono y la ironía desde el principio, y eso sumado a que es un libro corto ha hecho que la lectura haya sido de lo más agradable.

Entre risas también hay algo de ciencia. De forma más o menos sutil, Adams juega con conceptos nada mundanos de la física o las matemáticas. Por poner un ejemplo, me pareció genial la siguiente descripción de la origen del universo que aparece en la novela:

 

Estalló la luz original, lanzando salpicaduras de espacio-tiempo como trocitos de crema de queso. El tiempo floreció, la materia se contrajo. El mayor número primo se aglutinó en silencio en un rincón y se ocultó para siempre.

 

El pasaje se refiere al Big Bang, cuando se “esparce” el espacio-tiempo, el tiempo florece (comienza) y la materia se contrae (empieza a actuar la gravedad para formar estrellas y galaxias). Pero más interesante aún es que el mayor (y por tanto el último) número primo se va al “fondo” en algún rincón y se esconde para siempre. En realidad no existe un mayor número primo [2], pero sí existe el mayor conocido hasta la fecha (que quizás es a lo que se refería Adams), y cualquiera que sea el mayor que se llegue a conocer jamás, se habrá formado con el universo pero permanecerá el algún rincón escondido hasta que se descubra. Como no existe una regla general para encontrar el enésimo número primo, hay que calcularlos y comprobar si es primo o no. Por eso el que será el próximo mayor primo es un misterio. Casualmente hace poco surgió la noticia del numero primo más largo conocido hasta la fecha, con 23 millones de cifras [3]. El siguiente sigue ahí, escondido en alguna parte desde el Big Bang.

 

La influencia de Guía del autoestopista galáctico en la cultura popular es amplía, pero si tuviera que poner un ejemplo (además de la respuesta a la vida, el universo y todo lo demás) sería uno casualmente reciente al momento de escribir esta entrada. Hace unos días la compañía Space X de Elon Musk  lanzó uno de sus cohetes al espacio, el Falcon Heavy. Con él iba un maniquí astronauta montado en un coche de la misma compañía (cosas raras que hace la gente con dinero), que ha sido puesto en órbita alrededor del Sol. Para el tema que nos ocupa, lo interesante es que en ese deportivo se podían leer las palabras ‘Don’t Panic!’, título de la guía del autoestopista dentro de la novela de Adams. Lo surrealista de la imagen me parece la forma perfecta de cerrar el post, acorde con el mismo tono surrealista del libro. Larga vida al humor absurdo.

 

Tesla

 

 

Valoración: 5/5

Más información: Goodreads

Referencias:

– [1] Haley, Guy. Ciencia ficción: Crónica visual del género más apasionante de la Galaxia (2015), Lunwerd Ed.

– [2] Mayor número primo conocido [Wikipedia

– [3] “Descubriendo el número más largo, con 23 millones de cifras” [El País]


Para más críticas de libros o cine de ciencia ficción visita la colección: Sobre la Ciencia Ficción

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: