‘Puerta al verano’ [Robert A. Heinlein, 1957]

 

Puerta al Verano

 


Sinopsis

 

En 1970, el ingeniero Dan Davis tiene grandes inventos en mente, como robots para el hogar y otras ideas geniales. Cuando es traicionado por su socio y pierde la empresa, acaba en un tanque de animación suspendida del que despertará 30 años después. Solo, en ese nuevo mundo del futuro, deberá empezar una nueva vida e intentar resolver las injusticias de su pasado.

 

Comentarios

 

Es el primer libro de Heinlein que he leído, y aunque no hubiera sabido de antemano que la calidad literaria de sus libros supera la media dentro del género, lo hubiera reconocido sin esfuerzo. No es fácil identificar la razón exacta, pero supongo que es por lo bien que trata las emociones de los personajes y, al menos en este caso, lo bien que cae el protagonista (Dan) desde el principio. Un hombre deprimido, pero a la vez con una mente brillante, y con un gato adorable de mascota. En el mismo comienzo de la novela ya se explica el por qué del título, ‘la puerta del verano’. Pet, el gato de Dan, espera tras la puerta en invierno hasta que Davis le abre. Cuando el gato descubre la nieve del exterior se marcha a otra puerta, esperando que esa sea la puerta del verano. Este pequeño relato sirve de metáfora para el resto de la novela (Davis también busca su puerta del verano) y hace muy irresistible no continuar leyendo.

 

Un futuro optimista

Una de las ideas que se extraen de esta novela es el optimismo sobre las capacidades de la ciencia y la tecnología a partir de los años 50 y de la creación de los ordenadores con la explosión de la electrónica en los 60. Muchas veces he querido escribir sobre esa percepción optimista que se extrae del avance científico. Si preguntáramos a la gente si preferirían vivir en el pasado o en el futuro, quizás algunos dirían el pasado por nostalgia o curiosidad, pero si piensan en términos más prácticos y objetivos, como en la calidad de vida, creo que muchos elegiríamos el futuro. Aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor” no parece encajar con la ciencia y la tecnología, que solo tienen un sentido, el de mejorar con el tiempo.

Por eso creo que muchos damos por su puesto que el futuro es un lugar mejor para vivir que el pasado. Aunque hoy en día el atractivo de ese futuro se ve comprometido por problemas como el cambio climático o la superpoblación, estas no eran preocupaciones serias en el momento en el que se escribió la novela. Las exposiciones sobre las maravillas del “mundo del mañana” enseñaban a la gente que la ciencia y la tecnología les ayudarían a vivir mejor. Esta novela es una declaración de esa visión optimista del futuro, como así lo cita el mismo protagonista de la historia:

 

“El futuro es mejor que el pasado; a pesar de los lloraduelos, los románticos y los antiintelectuales, el mundo se hace cada vez mejor porque la mente humana, aplicándose, lo mejora. Con manos… con herramientas… con intuición, ciencia e ingeniería.”

 

Hoy en día esa visión optimista seguramente ya no lo sea tanto, pero la idea de que el mundo solo puede ser mejor si existen mentes (ciencia y tecnología) que la mejoren, como dice Dan, sigue siendo cierta.

 

¿Inspiración para Futurama?

Existen muchas formas en la ciencia ficción de viajar en el tiempo, pero de entre todas la menos estrambótica en mi opinión es la criogenización. En realidad es una forma de viajar en el tiempo algo tramposa, porque el “viaje” solo se produce en la mente del que es criogenizado en un instante, y al instante siguiente despierta en el futuro. En realidad esa persona ha existido en todo el tiempo intermedio, solo que esta dormida y no envejece. En Futurama, como en la novela, también aparece esta forma de viajar al futuro.

Dan, el protagonista de la novela, se congela en 1970 para despertarse en el 2000. Fry, el protagonista de Futurama, es congelado en el 2000 accidentalmente y despierta mil años después. Curiosamente, cuando Dan despierta en el 2000, le comunican que en ese año tienen la tecnología para criogenizar a alguien durante mil años, como pasa Fry.

 

“[…] con lo que ahora hemos aprendido estaría dispuesto a preparar a un hombre para un salto de mil años, si es que hubiese alguna manera de financiarlo… Le mantendría durante un año a la temperatura a que usted estaba para comprobar, y luego le haría descender a doscientos bajo cero en un milisegundo. Creo que viviría.”

 

Además. en los dos casos los protagonistas sacan provecho financiero de su situación, ya que los intereses generados en el banco durante el tiempo de hibernación les han hecho ganar mucho dinero (a Fry mucho más que a Dan, por haber estado 1000 años). Otro detalle más en común son los tubos neumáticos que se utilizan por toda la ciudad para enviar mensajes, una predicción de Heinlein que no resultó muy acertada, pero que curiosamente aparece también en el futuro de Futurama. Quien sabe si los guionistas de la serie se inspiraron en esta historia para todos estos detalles.

 

Futurama guarda algunas similitudes con esta novela

 

Ponerse al día en ingeniería no es fácil

Si hay algo poco plausible en la novela (bueno, hay más de una cosa, pero sería spoiler contarlo), es que un ingeniero pretenda ponerse al día en lo último de una cierta rama de su campo 30 años después de haber sido “desconectado” del mundo. Es algo bastante difícil, si no imposible, teniendo en cuenta lo rápido que evoluciona la tecnología. Como ingeniero sé que cuanto más avanzados son los estudios que uno tiene suceden dos cosas: una es que tu especialidad será solo la punta de un rama de todo el árbol tecnológico. Cada vez es más difícil saber mucho de todo, así que los expertos lo son de un pedacito de la tecnología más puntera.

Lo segundo es que, a diferencia de los inventos consolidados desde hace décadas o siglos (aún usamos tornillos y palancas), los últimos avances suelen estar sujetos a cambios que dependen de otros campos. Por ejemplo, el algoritmo que hace tan solo unos años no podía usarse en una aplicación en tiempo real en un robot porque los procesadores eran lentos, quizás ahora sí pueden, pero no gracias a que los informáticos hayan cambiado el algoritmo, si no porque los electrónicos han hecho procesadores más rápidos.

Cualquiera que hubiera viajado de los años 70 al 2000 como Davis no lo tendría difícil en ponerse al día de algunas generalidades sobre tecnología, pero sí para estar a la última en algún campo innovador. Creo que si a los ingenieros que se mantienen bien despiertos les cuesta ponerse al día, ni me imagino habiendo hibernado durante 30 años. Y menos durante concretamente esos 30 años (es lo que tiene la Ley de Moore).   

 

doors____summer____by_all_those_yesterdays

“Doors… summer…” by all-those-yesterdays (via deviantart)

 

Para concluir creo que es una de las mejores novelas que he leído sobre viajes en el tiempo y sin duda es muy recomendable por su valor como ciencia ficción hard y las predicciones que hace Heinlein sobre la presencia de robots en nuestra vida diaria (cada vez más una realidad), así como por la indudable calidad literaria.

 

 

Valoración: 4/5

Más información: Goodreads


Para más críticas de libros o cine de ciencia ficción visita la colección: Sobre la Ciencia Ficción

4 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   En 1970, el ingeniero Dan Davis tiene grandes inventos en mente, como robots para el hogar y otras ideas geniales. Cuando es traicionado por su socio y pierde la empresa, acaba en un tanque de animación suspend..…

  2. Hace tiempo que tenía ganas de leer esta novela y esta reseña hizo que recordara esa cuenta pendiente. La conseguí hace un par de semanas por Mercado Libre, por desgracia acá en latinoamerica no abunda y (por fortuna) solo conseguí un ejemplar de 1966, en buenas condiciones.
    Solo añadir dos cosas que me llamaron la atención.
    El primero es que hay otra similitud de Dan del año “2000” que ve Fry en su año “3000”: La sorpresa que tiene ante las puertas automáticas, que se abren y se cierran solas.
    La segunda, es la reiterada imagen del rol de la mujer, donde supuestamente los robots estan pensados para “facilitar la tarea de la mujer en el hogar”… aunque es comprensible debido a la década en que fue escrito. Todavía faltan por ver los cigarrillos que se prenden solos, la pastilla contra las caries y demás cosas que me parecieron muy originales…
    Pero bueno, esperemos que los científicos sigan trabajando en eso, si abundan los suficientes Dan Davis.

    Gracias por la recomendación!
    Muy buena reseña

    1. Es verdad que el robot encargado de las tareas del hogar es un robot “mujer”, cuando los robots no tienen sexo en realidad. Pero bueno, como dices era otra época…

      Gracias por comentar!

  3. […] algo interesante me gusta comentarlo y analizarlo. Algunos ejemplos este año han sido la novela Puerta al verano de Heinlein, uno de los mejores ejemplos de historia basada en viajes en el tiempo y de […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: