‘Interstellar’ [Christopher Nolan, 2014]

 

Interstellar_poster

 


Sinopsis

 

En un futuro próximo, la Tierra es un lugar cada vez más hostil para la humanidad. Cooper es un antiguo piloto de la NASA que vive y trabaja en una granja de maíz con su familia. Él y su hija Murph logran encontrar una instalación secreta de la NASA después de interpretar un mensaje codificado como ondas gravitacionales en su propia casa. En esa instalación conocen al profesor Brand, que les explica cómo, tras descubrir un agujero de gusano cerca de Saturno (presumiblemente creado por una inteligencia extraterrestre a la que llaman “ellos”), enviaron en la misión Lázaro a un grupo de doce astronautas para averiguar si algunos de los planetas detectados al otro lado del agujero son habitables.

Ahora que se ha recibido información de tres posibles planetas habitables, Cooper deberá decidir si quedarse con su familia o embarcarse en una misión para encontrar un nuevo hogar para la humanidad.

 

 


Comentarios

 

Con la reciente ola de películas de ciencia ficción, era cuestión de tiempo que apareciera alguna joya. Alguna película que fuese algo más que lo último en efectos especiales pero con los temas e historias de siempre. Películas como Interstellar no aparecen todos los años, aunque pueda parecerlo por ser a menudo catalogada dentro del género cualquier película que ocurra en el espacio. Puede que para muchos la diferencia entre Interstellar y otras películas con un contexto similar, como Gravity, sea irreconocible. Para los que somos un poco quisquillosos con lo que define a la ciencia ficción, creo que las diferencias son evidentes. Si uno valora en las películas de ciencia ficción el que tengan una base científica más o menos rigurosa (o que como mínimo no sea incoherente con la ciencia conocida aunque especule con la desconocida), Interstellar no podría estar más a la altura.

 

La distopía de alejarnos de la ciencia

Es frecuente que los mundos futuristas que aparecen en la ciencia ficción sean en algún aspecto peores que el presente (si el futuro fuese maravilloso no habría lugar para el drama). Incluso en Star Trek, con la visión del futuro más utópico imaginable (no hay enfermedades, ni trabajo, ni dinero, ni hambre, ni religión, ni guerras entre humanos por los motivos anteriores…) deben lidiar con algún enemigo alienígena de vez en cuando. La forma más sencilla de crear un futuro distópico (y a la vez probable) consiste en fijarnos en los grandes problemas a los que se enfrenta la humanidad hoy en día, y a continuación en ser muy pesimistas en cuanto a nuestra capacidad de solucionarlos, extrapolando esos problemas hasta alguna situación insostenible (1).

Como es la “forma sencilla” de hacerlo, en Interstellar era de esperar que también crearan una distopía de esta manera. La Tierra en la película se ha convertido en un lugar muy inhóspito. La acción se concentra en Texas, y vemos cómo las consecuencias del cambio climático, entre ellas la desertificación del suelo, provoca entre otras cosas tormentas de arena, lo que a su vez produce la aparición de enfermedades respiratorias. Además las plagas en los cultivos han obligado a la humanidad a concentrar todos sus esfuerzos en la creación de variedades resistentes de las cosechas, lo que por otro lado resulta en una variedad genética de cultivos muy pequeña, que acaba limitándose a un tipo concreto de maíz. 

 

interstellar-04

 

Lo que me ha parecido más interesante de esta distopía es que no solo incluye las consecuencias más “sencillas” de extrapolar como las del cambio climático. También explora otras más sutiles, como la disminución del número de científicos e ingenieros en pos de la creciente necesidad básica de agricultores por el problema con los cultivos. Esa falta de ciencia llega incluso a los colegios, en los que enseñan a los niños que el hombre no llegó a la Luna, con la intención de desmotivarlos de aspirar a ser futuros científicos. Por supuesto la ciencia aeroespacial no es una excepción, y la misma NASA acaba siendo una organización que trabaja clandestinamente, aunque paradójicamente es la que puede tener la clave para salvar a la humanidad.

 

Ciencia ficción dura por definición

Salvo por ‘2001: Una odisea del espacio’, no conozco otra película en la que sus creadores hayan tenido tal preocupación por hacerla científicamente correcta. Y si hay alguna otra, os aseguro que me interesa mucho conocerla. Solo hacen falta saber algunos hechos sobre la película para hacerse una idea de esta “obsesión” por el realismo científico.

Kip Thorne, un astrofísico experto en Relatividad General, fue el asesor científico (y también uno de los productores) de Interstellar, y toda la física relacionada con los viajes a través de agujeros de gusano está inspirada en su trabajo (que ahora edita en un libro oportunamente llamado ‘The science of Interestellar’). Carl Sagan ya utilizó sus ideas de viajes espaciales en su novela Contact (que más tarde se adaptaría al cine, curiosamente también con Matthew McConaughey). Thorne estuvo tan involucrado en el guión de Interstellar que incluso debía seguir unos criterios mínimos de rigurosidad científica (2). En el aspecto visual  también se buscó esta rigurosidad. La recreación del agujero de gusano y el horizonte del agujero negro se basó en las ecuaciones que describen esos fenómenos. Incluso la propia creación de esas imágenes dio lugar a la publicación de dos artículos científicos.

 

BlackHole

 

Pero incluso en la ciencia ficción dura hay lugar para la especulación, siempre y cuando no contradiga ningún hecho científico fuertemente establecido. Por tanto, el terreno sobre el que se puede especular es aquel que se encuentra en los límites de la ciencia conocida. Y no hay nada mejor que represente ese límite que un agujero negro.

 

SPOILER (selecciona el texto entre barras para leerlo):

// Antes de entrar en el agujero negro, las únicas cosas “extrañas” que suceden en la película son el viaje a través del agujero de gusano y la dilatación temporal por efecto de la gravedad. Lo primero quizás sea posible o no, pero de momento es solo teoría. Lo segundo, como comentaré después, es un hecho. En cambio es a partir del momento en que Cooper entra en el agujero negro cuando más cosas “extrañas” suceden, porque eso está totalmente fuera de toda ciencia conocida, así que ahí los guionistas tienen libertad para inventarse lo que quieran. //

 

Jugando con la gravedad

Los físicos aún siguen buscando la forma de unificar en una sola teoría las fuerzas nuclear fuerte, nuclear débil y electromagnética por un lado con la gravitatoria por otro. La gravedad, a diferencia de las otras tres, solo parece importante en el mundo macroscópico que gobierna el movimiento de los planetas y galaxias. El resto cobran relevancia cuando hablamos de átomos y partículas subatómicas (3). Pero un agujero negro es un lugar especial (singularidad les gusta llamarlo a los físicos) donde una gran masa se concentra en “poco” espacio (mucha densidad). La gravedad en agujero negro es tan intensa que ni la luz (que también se curva por acción de la gravedad) es capaz de escapar de su ella (de ahí su nombre). Como la velocidad de la luz es un límite insuperable, no se puede “ver” el interior de un agujero negro, una excusa perfecta para la especulación en una película de ciencia ficción sobre lo que podríamos averiguar si echáramos un vistazo.

Puede que si lográramos saber lo que hay en un agujero negro, tendríamos los datos necesarios para entender la mejor la gravedad, y quizás tener una Teoría del Todo. Eso es lo que les gustaría lograr a los científicos interpretados por el profesor Brand (Michael Caine) y Murph (Jessica Chastain) en la película. Si obtienen datos cuánticos del interior del agujero negro al que se dirige la tripulación, quizás podrían entender la gravedad lo suficiente para curvar el espacio-tiempo a su antojo. Ese control sobre la gravedad, y en particular sobre como curvar el espacio tiempo (que es lo que la gravedad hace) les permitiría crear agujeros de gusano que conectaran dos regiones distantes del universo, pudiendo cruzarlo en menos tiempo del que emplearían simplemente viajando por el espacio. Eso significaría tener acceso a otros planetas habitables en donde la humanidad pudiese florecer de nuevo.

 

interstellar-18

 

SPOILER (selecciona el texto entre barras para leerlo):

// Al principio de la película, el agujero de gusano que descubren cerca de Saturno se cree que fue creado alguna inteligencia extraterrestre a la que llaman “ellos”. Más tarde se descubre que “ellos” en realidad somos nosotros en un futuro, mucho después de haber obtenido los datos cuánticos de un agujero negro y de desarrollar la tecnología para crear agujeros de gusano. En ese futuro de la humanidad, “ellos” también son capaces de acceder a cualquier punto de la dimensión “tiempo” como lo hacemos con el espacio. //

 

Relatividad y tiempo

Uno de los hechos más asombrosos que resultan de la teoría de la relatividad de Einstein es que la velocidad de la luz es una constante de la física, independiente del observador. No importa lo rápido que te muevas, si mides la velocidad de la luz ésta siempre es la misma. Esto es contrario a nuestra experiencia cotidiana, en donde la velocidad de algo depende de cómo nosotros (el observador) nos movemos. Si la velocidad de la luz es la misma para todos los observadores, el tiempo no puede ser una magnitud absoluta, sino que debe depender de quien la mida: cada uno tiene “su propio” tiempo (4).

La discrepancia entre el tiempo trascurrido medido por dos relojes previamente sincronizados puede suceder por dos motivos: que haya un movimiento relativo entre los relojes, o que se encuentren en lugares con gravedad diferente. En la película, después de atravesar el agujero de gusano, llegan a un sistema de planetas que orbitan un agujero negro. Cuanto más cerca se encuentran del agujero negro, más despacio pasa su tiempo comparado con el de la Tierra. Por ejemplo, en el primer planeta que visitan una hora de su tiempo equivale a siete años en la Tierra. Así que viajar a velocidades muy altas (equivalente a atravesar un agujero de gusano) o acercarse a un agujero negro puede interpretarse como una forma de viaje en el tiempo. Los viajeros al regresar a casa parecería que han viajado al futuro (ellos no han envejecido, pero en la Tierra sí) (5).

Esta dilatación temporal es uno de lo principales atractivos de la película, y en mi opinión aporta todo el drama a la historia, además del factor “contrarreloj”, ya que a la Tierra no le queda mucho tiempo. Pienso que esta dilatación temporal es parte fundamental de la trama y sin ella la película perdería bastante sentido. Y que se sea parte central de la trama no es algo habitual. Además, aunque uno ya sepa este hecho de la relatividad general, por lo poco intuitivo que es siempre resulta impactante.

 

interstellar01

 

¿Final surrealista? No es de lo peores

En las películas de fantasía es fácil explicar todas las cosas extrañas que pasen, porque siempre se pude recurrir a la magia. En la ciencia ficción, y especialmente si es ciencia ficción dura, es difícil explicarlo todo con un final que no recurra a una solución fácil, como “es cosa de los extraterrestres y su avanzada tecnología” (que al final no deja de ser como usar la magia de otra forma). Los finales surrealistas en los que uno no sabe muy bien qué pasa son comunes (hasta en 2001, el referente de ciencia ficción dura en el cine, tiene un final así), pero creo que Interstellar no es de lo peores finales, ni siquiera demasiado surrealista  si nos basamos en la premisas de la película. Es más, al margen las suposiciones de las que hablaré luego, se le intentó dar bastante coherencia con la historia global. Pero es imposible que hable del final sin que sea spoiler, así que ahí va.

 

SPOILER (selecciona el texto entre barras para leerlo):

// Vivimos en un universo del que experimentamos cuatro dimensiones (quién sabe si hay más, pero esas son las que “vemos”). Tres dimensiones son para el espacio (podemos movernos libremente verticalmente, de atrás hacia adelante y de un lado a otro) y una cuarta dimensión para el tiempo (por la que no podemos movernos libremente).

Lo que encuentra Cooper en el agujero negro es que “ellos” (que como se descubre más tarde somos los humanos en un futuro muy lejano) han creado un lugar donde Cooper puede experimentar las cinco dimensiones de esos humanos futuros. Esa dimensión adicional permite ver el tiempo “desde fuera” sin que estemos atrapados en él. Es decir, el tiempo es una dimensión a la que Cooper puede acceder libremente hacia cualquier punto (o momento sería más correcto), del mismo modo que nos movemos libremente por el espacio. No existe un antes o un después, sino que todo es “ahora”. Todos los instantes de tiempo coexisten a la vez, y Cooper simplemente se mueve por ellos a su antojo. Neil deGrasse Tyson lo explica mucho mejor que yo en este vídeo (en inglés). 

Con esa libertad para acceder a cualquier punto del tiempo y del espacio, Cooper contacta con su hija cuando era pequeña intentando decirse a si mismo que se quede con ella, y después, cuando la hija ya es adulta, trasmitiéndole en binario la información cuántica recopilada en el agujero negro. La suposición más extraordinaria de este final es la existencia de estas cinco dimensiones, de unos humanos del futuro que vivirían en ellas a través la evolución, no sé si biológica o tecnológica, y de un tiempo de historia única, de lo que hablaré más adelante. //

 

interstellar-16

 

Paradojas y viajes en el tiempo

Ya he escrito varias veces en este blog sobre las diferentes formas de viajar en el tiempo que aparecen en la ciencia ficción. O para ser más preciso, de las diferentes interpretaciones de lo que es el tiempo. Por un lado, el tiempo puede ser como una única vía de tren, por la que puedes moverte, pero que no puedes cambiar. Esa versión es la de “historia única”, donde todo lo que pasa tiene que pasar porque la historia ES así, y por tanto no se puede cambiar ni el pasado ni el futuro. Hay que aceptar que haya un destino y un pasado que ya “tiene en cuenta” todas las acciones de un viajero del futuro. En la otra versión, la de “historias múltiples”, cada vez que se viaja al pasado se está cambiando la historia, generando un futuro diferente.

En tiempo en la película parece ser de “historia única”, por lo que no hay paradojas pero, como he comentado, toda la historia está determinada. Cooper no tiene elección. 

 

SPOILER (selecciona el texto entre barras para leerlo):

// No existirán humanos del futuro si Cooper no entra en el agujero negro y envía los datos cuánticos para resolver las ecuaciones de la gravedad, que permitirán a los humanos crear agujeros de gusano y sobrevivir. Pero Cooper puede enviar esos datos porque ya existe un agujero de gusano creado por los humanos del futuro, así que de alguna forma ya existe un futuro para la humanidad antes de intentar salvarla.

No sé si “paradoja” es la palabra correcta, pero lo que sucede es que la causa (que aparezca un agujero de gusano) precede al efecto (aprender cómo hacer agujeros de gusano). Pero la trama es coherente con la idea de un tiempo de historia única. Cooper no cambia nada del pasado al mover los libros de la habitación o a mover el reloj. No puede cambiar nada, porque la historia es esa, siempre lo fue, como él mismo lo experimentó en su casa. Aún así los humanos del futuro tienen la obligación de crear ese agujero de gusano en Saturno para garantizar la historia. ¿Tienen ellos elección? No, y de ahí el gran problema del tiempo como historia única, la existencia del destino. //

 

interstellar-23

 

Como se ve esta película da para mucho si tratamos temas científicos. Aún podría seguir con las fuerzas de marea que producen olas gigantes, la criogenización para soportar las largas esperas de los viajes relativistas, la búsqueda de exoplanetas habitables, la gravedad artificial en estaciones espaciales con forma de tubo, la viabilidad o no de la existencia de agujeros de gusano estables, el particular diseño de los robots que aparecen y su inteligencia artificial… y algún tema más que se me olvidará. Pero este post no puede ser infinito. La parte artística, a la que no suelo dedicar muchas líneas cuando escribo de ciencia ficción (la ciencia se suele comer todo el espacio) no puedo pasarla por alto: la música hipnótica de Hans Zimmer, la buena interpretación de Matthew McConaughey y Anne Hathaway (el papel irrelevante de Matt Damon) o el dramatismo que consigue el guión en su conjunto son también dignos de mención.

Yo no había nacido cuando se estrenó 2001: Una odisea del espacio, pero con esta película siento que es la 2001 de una nueva generación, para mí automáticamente en top de lo mejor de ciencia ficción dura en el cine.  

 

Valoración: 9/10

Más información: Imdb | Oficial

Notas:

(1) Los problemas clásicos se pueden resumir en un Gran Problema principal: la superpoblación, y otros derivados indirectamente de este: la falta de recursos, el agotamiento de combustibles fósiles, la contaminación y el efecto invernadero, la propagación de enfermedades…

(2) Como anécdota, por lo visto tardó dos semanas en convencer al Nolan de no utilizar viajes a velocidades mayores que la de la luz, algo prohibido por la física.

(3) En comparación con las demás, la gravedad es una fuerza algo “floja”, porque ni todo un planeta puede separar unas moléculas de otras de un objeto sólido, como los de la pantalla que tienes delante.

(4) Esta no es una de esas especulaciones que comentaba antes, que se hacían en el límite de la ciencia conocida. La dilatación temporal es un hecho probado y predicho por la relatividad. Ya sé que es el clásico ejemplo, pero si no se tuviera en cuenta esta dilatación temporal los GPS no funcionarían correctamente e irían acumulando error debido a la mala sincronización.

(5) Este hecho sobre el tiempo como algo relativo al observador aparece a menudo en la literatura de ciencia ficción, como en ‘El planeta de los simios’, o en algunas novelas que he comentado en este blog, como La guerra interminable’, ‘Espacio revelación’ o ‘La voz de los muertos’ (y seguro que en muchas otras que no conozco). Por cierto, considero que el final de ‘Espacio Revelación’ es bastante parecido al de la película. 

 


Para más críticas de libros o cine de ciencia ficción visita la colección: Sobre la Ciencia Ficción

One comment

  1. […] año en ciencia ficción peliculera lo dejo para el final. Al poco de comenzar el año comentaba Interestelar, la space-ópera de Nolan realmente digna de comparación con al odisea de […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: