Si Sandro Rey supiera mates acertaría más

 

Partiendo de que los videntes y tarotistas que abundan por las madrugadas en la televisión son unos charlatanes (y si no está de acuerdo con esto no le gustará el resto de la entrada), por lo menos algunos tienen la “profesionalidad” (que no la decencia) de engañar a la gente con trucos más o menos elaborados. Así, los más crédulos, normalmente aquellos que por más que lo piensan no “ven el truco”, caen fácilmente en la trampa. Porque siempre hay un truco. A veces el adivino utiliza para su predicción información que el “cliente”, por llamarlo de alguna forma, ya le facilitó antes. O utiliza información probablemente correcta (es fácil adivinar que las personas que llaman, normalmente personas mayores, tengan algún problema de salud). Otras veces se utiliza la clásica “lectura en frío”, que consiste en realizar preguntas muy vagas y generales mientras se va escogiendo el “camino” de las respuestas correctas. Aquellas preguntas que no tenían sentido para el cliente se olvidan a medida que avanza la conversación.

Sandro Rey no utiliza precisamente los trucos más sofisticados que uno pueda imaginarse. Yo diría que no utiliza truco alguno (y así acaba como acaba), quizás porque hasta él mismo confía en tener poderes de verdad. A juicio de cualquiera, comete el error de concretar demasiado las preguntas, fastidiando así el efecto de la lectura en frío comentado antes. Una cosa es que no sea adivino de verdad, pero el colmo es que tampoco es lo suficientemente inteligente como para usar los trucos que le harían parecer uno. Como muestra, un botón: 

 

 

Mientras veía ese fragmento del genial programa APM? me puse a pensar en la probabilidad de acertar por pura suerte en su intento de adivinar que la suma de los dos últimos números del DNI es 7. Las matemáticas que hacen falta para eso no son nada del otro mundo. Para calcular probabilidades hay un método muy sencillo: comparar los Casos Posibles con los Casos Favorables. Multiplicar por 100 da el porcentaje.

Probabilidad (%) = (CF /CP) * 100

 

Por ejemplo, la probabilidad de acertar cara o cruz al lanzar una moneda es del 50% porque hay un caso favorable de entre dos (igualmente) posibles. ¿Cuántos casos favorables hay en el caso del DNI? Es decir, ¿cuántas parejas de números entre 0 y 9 suman 7? Es cuestión de mirarlo:

{0,7} {1,6} {2,5} {3,4}

 

Esas parejas pueden estar en cualquier orden, {0,7} o {7,0}, así que hay en realidad 8 parejas favorables (CF=8). 

¿Y qué hay de los casos posibles? ¿En cuántas parejas de números puede acabar un DNI? Son todas las parejas que hay con cifras entre 0 y 9. Están el 00, el 01, el 02… hasta llegar al número 99. En total son 100 casos posibles (CP=100). La casualidad ha hecho que calcular el porcentaje en este caso sea muy fácil, porque coincide con el número de casos favorables. Así que la probabilidad de Sandro Rey de acertar que los dos últimos números de DNI sumen 7 es del 8%.

Es fácil ver que arriesga demasiado sin necesidad. Es más probable (aunque no por mucho) acertar una sola cifra del DNI que la suma de dos (1 caso favorable entre 10, 10% de probabilidad). Si probara con otra suma en lugar de 7, el mejor de los casos sería probar con el 9, pero la probabilidad de acertar sería la misma que acertar una sola cifra (10%).(*)

 

psychic

(fuente)

Es fácil poner la estadística a tu favor (si sabes como)

Siendo él quien inventa las reglas, ¿por qué no cambiar la pregunta? Si intentara adivinar solo un número, tendría más probabilidades de acierto. ¿Por qué arriesgarse cuando el efecto sorpresa es el mismo? No es mi intención aquí dar ideas sobre como embaucar al espectador, dios me libre, pero si predijera que un número es par o impar tendría un 50 % de probabilidad acierto. Vale, ya sé, eso no es muy impresionante. Veamos esto otro a ver que tal:

Puede intentar acertar que alguna de entre las dos últimas cifras es un cierto número. Por ejemplo, la probabilidad de que haya un 5 (o cualquier otro número entre 0 y 9) en los dos últimos dígitos es del 19%. La forma de calcularlo es un poco más difícil que los Casos Favorables y Casos Posibles, pero no mucho. Vayamos por partes:

  • Si la probabilidad de acertar un número entre 10 es de 0.1 (en tanto por uno, no en porcentaje), entonces la probabilidad de que el número NO sea el que queremos es de 0.9. Esto para cada intento.
  • Como tenemos dos oportunidades de acertar, la probabilidad de que en NINGUNO de los dos intentos haya un 5 es de 0.9*0.9 = 0.92. No acertar la primera vez Y no acertar la segunda. 
  • La probabilidad de acertar ALGUNA vez, es justo la complementaria de no acertar nunca: 1- 0.92 = 0.19 o 19%.

 

Esa probabilidad ya es mejor que intentar acertar el número de un dado, y mucho mejor que acertar la suma de dos cifras. ¿Por qué pararnos aquí? Aún podría mejorar sus probabilidades de acertar si aumentara el número de intentos. Si intentara adivinar un número entre los 3 últimos la probabilidad sería de 27.1 %, y de los 4 últimos sería de 34.39 %. A medida que aumentáramos el número de intentos la probabilidad aumentaría, hasta un máximo de un 43% más o menos. (**)

Así que, con unos sencillos cálculos, hemos visto que hay el triple de probabilidad de acertar si se intenta adivinar un número de entre tres, que si se quiere adivinar que una suma de dos cifras da 7. Aunque claro está que si Sandro sigue mi consejo y acierta así más veces eso no le convierte en vidente, solo en alguien que ha sabido usar las mates a su favor. Si realmente quiere demostrar poderes de clarividencia, debería poder acertar significativamente más veces que lo previsto por la estadística, que es los que se espera por puro azar. Pero eso, aunque no les guste reconocerlo a los “videntes”, nunca pasa.

 

Bendiciones y buenas noches.


(*) Las dos cifras de números de 00 a 09 suman entre 0 y 9. Entre 10 y 19 suman entre 1 y 10. Entre 20 y 29 suman entre 2 y 11… Ya se ve que cada conjunto de sumas se desplaza uno más con respecto al conjunto anterior. La suma que más se repite (10 veces) es la del 9.

(**) La distribución de probabilidad sigue una binomial. Se puede calcular la probabilidad de que alguno de entre N números sea uno concreto con la fórmula:

P(N) = 1-(0.9)N

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   Partiendo de que los videntes y tarotistas que abundan por las madrugadas en la televisión son unos charlatanes (y si no está de acuerdo con esto no le gustará el resto de la entrada), por lo menos algunos tienen la “profes..…

  2. […] YouTube Twitter Facebook Canal RSS ← Si Sandro Rey supiera mates acertaría más […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: