‘Redshirts’ [John Scalzi, 2012]

 

redshirts

 


Sinopsis

 

Andrew Dahl es un recién llegado a la nave Intrepid  de la Unión Universal, y advierte un comportamiento extraño en sus compañeros. Estos aseguran que los recién legados tienen muchas probabilidades de morir de forma absurda en una misión, muchas más que los oficiales de alto rango. Se muestra escéptico al principio, pero pronto él mismo reconocerá que suceden cosas muy extrañas y sinsentido en esa nave, y descubrirán que existe un explicación que va más allá de la realidad que conocen.

 

Comentarios

 

Star Trek es una de las franquicias televisivas más longevas de la historia, y es una pionera de las series de ciencia ficción. Como resultado hay multitud de imágenes icónicas que han sobrevivido a la serie y han formado parte de la cultura popular, como el saludo de vulcano, la teletrasportación o las pistolas láser (los phasers). Quizás no sea tan conocido, pero en la serie original de Star Trek era también típico que en las misiones de tierra (cuando la nave Enterprise orbitaba un planeta y un pequeño grupo se trasportaba a la superficie), siempre hubiera un miembro que no habíamos visto nunca. Podían ser, por ejemplo, el Dr. McCoy, Kirk, Spock, y un tipo desconocido, casi siempre con una camisa roja.

Con toda probabilidad, el tipo de la camisa roja no volvía a parecer más en la serie. Estos eran los que solían morirse a causa de algún horrible mal (enfermedad, monstruo, ente de energía o lo que fuese), para que tanto los personajes habituales como  los espectadores nos hiciéramos una idea del peligro. Esto se convirtió en una rutina lo bastante recurrente como para haber trascendido a la serie, y ahora se conoce como un Redshirt (camisa-roja) a todo aquel personaje extra que probablemente vaya a morir.

 

redshirts (1)

“Bien, caballeros. Todos ustedes van a morir”

 

Pero ¿cómo sería realmente vivir en una nave como la de Star Trek siendo un ‘camisa roja’? ¿No empezaríamos a sospechar que pasa algo raro? Los protagonistas de esta novela sí sospechan que lo que ocurre en su nave no es muy normal. A los de más alto rango nunca les pasa nada grave, y cuando les pasa y parecen que están a punto de morir, se recuperan rápida y milagrosamente. A veces se halla la cura o la solución a un problema gravísimo en menos tiempo de lo que el sentido común dictaría. Pero el grupo no tan privilegiado de tripulantes que llevan camisa roja, normalmente de rango bajo, suelen sufrir muertes desagradables y, por lo general, carentes de todo sentido.

La novela trata sobre un grupo de ‘camisas rojas’ que intentan encontrar sentido a sus vidas. ¿Acaso no lo hacemos todos? Pero ellos están convencidos de que las cosas no son como deberían ser, o de que en su realidad no se respetan las leyes de la lógica. Eso les ha llevado a un comportamiento paranoide, de forma que, por ejemplo, intentan no embarcarse en misión en las que ellos sean los prescindibles. Por otro lado, si se dividen a los equipos por naves, procuran viajar con alguien de alto rango, puesto que su nave no será destruida. Los camisas rojas que no se hayan comportado de esa forma tan precavida, o que simplemente desconozcan esa extraña realidad, serán los “sacrificios necesarios” para que los demás puedan sobrevivir. 

 

¿Crítica? ¿Burla?… No, solo humor.

Scalzi parodia en esta novela, con su sentido del humor siempre presente, las ridículas situaciones que a veces se daban en el Enterprise (seguramente más de las que los fans quisiéramos reconocer). Hay quien opina que es una crítica muy dura contra la serie, pero en mi opinión solo es una crítica contra las malas ideas cuando se deben resolver problemas de guión a lo bruto. A mí, que he visto la serie original al completo, nunca me preocuparon en exceso la clase de “fallos” que se parodian en esta novela. Por lo general disfrutaba lo suficiente con la ciencia ficción en estado puro que planteaban sus historias, con reflexiones sobre la vida y la muerte, sobre el contacto con seres de otros planetas, sobre las posibilidades de la tecnología en el futuro (que muchas se han cumplido), y sobre un futuro posible para la humanidad sin guerras, religión o enfermedades, dedicada solo al descubrimiento y a superar las fronteras del conocimiento. Por esa razón esta novela no empequeñece a Star Trek, sino que le busca la parte más cómica. En eso consiste la parodia, que como la caricatura, exagera los defectos para que parezca que son todo lo que hay.

 

redshirts_campaign_poster_by_mholyome-d4yj2gi

(via Deavianart)

 

Como en todas las parodias, seguramente la novela resultará más divertida para el que conoce aquello que se está parodiando. Pero creo que Scalzi suele escribir una ciencia ficción bastante asequible a todo el mundo, en el sentido de que se centra en la aventura y el humor más que en una ciencia ficción dura, así que incluso si no se es fan de Star Trek esta novela creo que debe ser entretenida y divertida. Por la forma de escribir que tiene, como ya comprobé en La vieja guardia, con mucho diálogo, se lee muy rápido y para nada se hace pesado. Además utiliza siempre ese lenguaje de la calle y de ahora, con referencias culturales recientes, y sobre todo tacos, muchos tacos.

Me sorprendió que esta novela fuese un Premio Hugo, sin duda uno de los más prestigiosos del género. No es que no sea buena, que lo es, pero me parece que una idea ya de partida no 100% original (la broma sobre los ‘camisas rojas’ no la inventó él), y desarrollada sin grandes sorpresas para mí, no sé si se merecería tal reconocimiento. Hay quien discreparía en lo de que no está bien desarrollada. Me explico. Creo que con la idea de partida (un universo tipo Star Trek pero que no es Star Trek), no se podría haber hecho nada mejor para justificar la “irracionalidad” de ese universo. Pero aún así no es algo que no haya podido ver en otras series de ciencia ficción o en otras obras.

SPOILER (selecciona el texto para leerlo)// La explicación que se da a que el universo de la novela sea tan parecido al de Star Trek es que en realidad ese universo es el de una serie de ficción, y existe otra realidad (la que los crea a ellos) que decide a través de unos guionistas perezosos el futuro de los personajes. La idea de romper la cuarta pared, ya sea entre el espectador y la ficción, o entre la ficción y otra ficción interna, no es lo suficiente nueva o inexplorada para que me sorprenda. Que haya algún tipo de encuentro entre un universo ficticio y uno real por supuesto también da lugar a reflexiones filosóficas, y aunque no dejan de ser interesantes, en la novela están metidas con embudo al final, casi por necesidad. //

En resumen, como siempre es un placer leer a Scalzi por el sentido del humor. Puede que esta no haya sido la que más me ha gustado, pero creo que se disfruta incluso sin ser un gran fan de Star Trek o de la ciencia ficción en general, y eso es un punto a favor.

 

 

Valoración: 3/5

Más información: John Scalzi | Redshirts | EPUB


Para más críticas de libros o cine de ciencia ficción visita la colección: Sobre la Ciencia Ficción

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   Andrew Dahl es un recién llegado a la nave Intrepid  de la Unión Universal, y advierte un comportamiento extraño en sus compañeros. Estos aseguran que los recién legados tienen muchas probabilidades de morir de..…

  2. […] – ‘Redshirts’ [John Scalzi, 2012] […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: