‘Jinetes de la antorcha’ [Norman Spinrad, 1978]

 

Jinetes_de_la_antorcha

 


Sinopsis

 

El artista Jofe D’mahl se prepara para su gran obra, la experiencia que cambiará la vida de todos los que viajan con él por el espacio en La Migración. Pero ¿qué les puede mostrar que ya no sepan (o integren) por ellos mismos? La respuesta está en algo que solo los sorbevacíos, aquellos que se adentran en las profundidades del vacío del espacio buscando planetas habitables, conocen. D’mahl solo lo sabrá si responde a la llamada del vacío.

 

Comentarios

 

En mi todavía corta experiencia conociendo los clásicos de la literatura de ciencia ficción, he encontrado muchos libros que destacan por las ideas que se plantean más que por la calidad con la que están escritos. Y aunque tampoco sea un experto literario, uno acaba diferenciando al escritor que te trasmite algo más que una historia del que se limita a contarte lo que pasa. ‘Jinetes de la antorcha’ es de esos textos que pueden desesperar si uno quiere saber desde el principio ‘lo que pasa’ y no se para a pensar en ‘lo que se siente’. El surrealismo del principio puede despistar un poco, y hacernos parecer que estamos ante un viaje extraño y sin sentido. Pero con la paciencia suficiente (en realidad no demasiada, ya que es una novela corta), creo que se entiende bien lo que sucede, y esa recompensa merece la pena. 

Lo que ahora explicaré es lo que he entendido del contexto y de la premisa, pero sin intenciones de desvelar el argumento. Ya puede adivinarse un poco por la sinopsis que he escrito. Se supone que estamos en el futuro, y que la humanidad lleva siglos viviendo en naves (antorchas), formando un grupo conocido como La Migración. Estos humanos viajeros viven más en su imaginación, y en la de sus compañeros de viaje, que en el “mundo” real. Todos se encuentran conectados (integrados), y todo el conocimiento heredado de la historia de la Tierra está disponible para ellos al instante. Sus vidas están dedicadas a los placeres y al arte, y fabrican una especie de películas de realidad virtual llamadas ‘sensos’. El protagonista es Jofe D’mahl, uno de los creadores de senso más populares, y de los más influyentes en la moda de las antorchas. Pero no todos los humanos viven en la Migración. Existen otros humanos, los sorbevacíos, que no viven integrados. Estos sorbevacíos se dedican a explorar nuevos planetas para encontrar alguno habitable, y que así la Migración poder asentarse y formar una colonia. O al menos, eso dicen que hacen. Los sorbevacíos piden a Jofe crear un senso sobre ellos, pero descubrirá el secreto que esconden, y cuyo senso lo desvelará al resto de sus compañeros de la Migración. 

La historia es el viaje de una persona que se ha visto intelectualmente mermada por el entorno en el que vive, donde la aburrida y monótona realidad se sustituye por el senso. La humanidad no está preparada para una visión más “real” del mundo, y no solo porque les parezca insustancial. La revelación que les mostrarán los sorbevacíos, o para ser más precisos, la revelación que descubrirá por él mismo al encontrarse flotando en la inmensidad del vacío del espacio, tiene más que ver con el futuro de La Migración y con su importancia respecto al resto del Universo.

Casi ya lo he dicho todo, pero aún no he desvelado la revelación que experimenta D’mahl, así que invito a que el lector lo descubra por si mismo, porque realmente esta es una pequeña joya de la ciencia ficción. Y como decía, con una calidad literaria no muy común en el género.

 

 

Valoración: 5/5

Más información: Norman Spinrad (Wikipedia, inglés)


Para más críticas de libros o cine de ciencia ficción visita la colección: Sobre la Ciencia Ficción

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   El artista Jofe D’mahl se prepara para su gran obra, la experiencia que cambiará la vida de todos los que viajan con él por el espacio en La Migración. Pero ¿qué les puede mostrar que ya no sepan (o integren) p..…

  2. […] La otra desgracia que debe sufrir un telépata es la lentitud con la que habla el resto de mortales, que deben vocalizar todo lo que tienen que comunicar. Es nuestra sociedad moderna, con la revolución tecnológica en cuanto a la comunicación que vivimos, creo que nos sucede algo parecido a este problema. Solo hay que pensar en una persona inexperta utilizando un teclado de ordenador o escribiendo un mensaje de texto en el móvil. Mantener una conversación con esa persona puede ser desesperante, porque nos hemos acostumbrado a un ritmo muy rápido de comunicación. Como los pensamientos van más rápidos que las palabras, para Tam también es desesperante que las conversaciones de los humanos duren tanto. Casualmente ya había leído algo hace poco sobre esta percepción de lentitud al pasar de una forma de comunicación “mental”  una convencional en la novela Paz interminable, y creo que también sucede algo parecido en el relato corto Jinetes de la antorcha.  […]

  3. […] – ‘Jinetes de la antorcha’ [Norman Spinrad, 1978] […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: