Star Trek TNG: La descendencia [3×16]

 

ST_TNG_Banner_3_16

 


Sinopsis

 

Fecha estelar: 43657.

Data ha estado creando un androide de forma secreta, una versión humanoide mejorada de si mismo y que considera su descendencia. Lal, que es como se llama, elige el aspecto de una mujer adulta, pero su mente es como el de una niña que debe aprender todo sobre el comportamiento humano. Además de las dificultades propias de su aprendizaje, Lal se enfrentará a una mucho más peligrosa: la posibilidad de que la Federación se la lleve del Enterprise para que sea estudiada.

 

 


Comentarios

 

Este es un episodio cargado de emotividad en el que se explota la incombustible idea de los límites de la inteligencia artificial, o hasta qué punto una máquina sofisticada puede considerarse un ser vivo e independiente. Cualquier episodio sobre Data, o como en este caso, sobre un androide que intenta ser una buena imitación de un ser humano, es garantía de buenas ideas para reflexionar sobre la condición humana. Ya hemos visto en algunos episodios anteriores temas parecidos a este. En el reciente episodio de esta misma temporada, ‘Déjà Q, el propio Q opina que Data no tiene nada que envidiar de los humanos, porque carece de las debilidades propias de las emociones. Pero todavía más clara es la reflexión sobre Data como ser vivo en el episodio ‘La medida de un hombre’, para mí el más destacado sobre este tema hasta el momento. Aunque este capitulo vuelva sobre esos mismos temas, el protagonista no es Data, sino su descendiente androide, y eso permite explorar algunas nuevas ideas. Por ejemplo, la de que los androides puedan tener descendencia, acercándose así un poco más a la definición formal de lo que se considera un ser vivo.

 

La vida y la reproducción en máquinas

Creo que ya he escrito en otras ocasiones sobre el problema de definir la vida de forma universal, puesto que de momento solo conocemos un ejemplo de vida: la que surgió aquí en la Tierra. De esta vida conocida se pueden sacar algunas conclusiones, como que los organismos vivos siempre interaccionan con el entorno (nutrición, movimiento…), tienen un metabolismo (una serie de cambio internos), un desarrollo (crecimiento, metamorfosis…), pueden ser una organización compleja de formas vivas más simples (células), se reproducen, etc. Pero, ¿todas estas características podrían servir para identificar algo vivo, aunque no lo hubiéramos visto antes?

No es fácil responder esa pregunta, pero podemos usar a Data de ejemplo, a ver si cumple con esas características de la vida: es un sistema complejo (formado por sistemas más simples), separado del entorno pero que interacciona con él (intercambio de energía e información), y puede tener lo que consideraríamos un metabolismo (esas entradas y salidas de energía producen cambios en su cerebro positrónico). Pero en cambio no tiene desarrollo (sin considerar que se envejezcan sus dispositivos y tengamos que intercambiarlos). Y hasta este episodio, tampoco pensábamos que pudiera reproducirse. Y de hecho no puede hacerlo como los seres vivos (transmitiendo su ADN con pequeños cambios que dependen del azar), pero lo que nos muestran en este episodio (y lo que le acerca un poco más a la definición de ser vivo) es un tipo de reproducción en el que la información sobre cómo crear al individuo no está contenida en la forma de una molécula (el ADN) sino en una base de datos informática (la memoria de Data sobre cómo crear robots). Si se acepta eso como reproducción, entonces Data es un ser que se reproduce, que no necesita a otro para hacerlo (reproducción asexual), y que puede realizar cambios en su descendencia de forma racional y no azarosa.

Hay otro aspecto inquietante sobre la capacidad de las máquinas de crear descendencia (no tan inocente como la duda entre definirlos como seres vivo o no). ¿Qué pasa si una máquina puede crear otras máquinas? Obviamente aumentarían en número. ¿Y si requiere recursos que también necesitan otros seres vivos, como los humanos? Entonces, como sucede con las especies ya existentes, entrarían en competición por esos recursos. Lo preocupante es que en tal situación, la humanidad podría no estar a la altura de las circunstancias. Es como introducir una especie en un ecosistema en el que no tiene depredadores, como las famosas ranas en Australia. Los robots crecerían de forma imparable, y además eficiente, puesto que su descendencia no debe ser un proceso azaroso (se diseñan a si mismas) ni de selección natural. Esto, sumando a un aumento de su inteligencia, es algo que se ha especulado como posible, pero hay algunas críticas al respecto. Se conoce como singularidad tecnológica a ese supuesto punto del futuro en el que las máquinas nos superarán en inteligencia, y si pueden autoreplicarse, probablemente también en número. Pero tranquilos, siempre que protejamos a Sarah Connor no hay de qué preocuparse.

 

3_16_Lal

La autoreplicación de máquinas plantea cuestiones éticas, porque las acerca más a seres vivos

 

Volviendo al episodio, encuentro que es uno de los más emotivos al final, a pesar de incluir muchos gags humorísticos, sobre todo por el aprendizaje de Lal. El androide se comporta con la inocencia de un niño pequeño, y se muestra una faceta protectora y tierna por parte de Data, se supone que ajeno a toda esa clase de emociones. Lal comienza siendo un androide sin identidad ni forma, ni tampoco un sexo definido, como una especie de ángel. Es curioso que deba elegir un sexo (el género), porque de todas formas tampoco sé si lo usaría para algo (el órgano). Pero bueno, el caso es que tiene que elegir entre ser un humano (varón o hembra), un andoriano (los azules con antenitas que ya salían en la serie original), o un klingon. Con muy buen criterio para llevar viva solo unas horas, elige a una mujer humana.

Antes de la parte más dramática, como decía, hay un poco de humor con el aprendizaje de Lal como excusa. Por ejemplo es gracioso cuando tiene que aprender, como cualquier bebé en las primeras semanas, a sincronizar los movimientos de su mano con lo que ven sus ojos. Es un poco lenta al recoger una pelota, como se ve más abajo, y cuando bebe un vaso de agua luego se le cae todo de la boca. Para acelerar el proceso de aprendizaje y sociabilización, Guinan opina que trabajar en su bar puede ser una buena idea. Así que ahí aprende un montón de comportamientos humanos, como por ejemplo el de afecto mediante un beso. Uno de los momentos más divertidos es en el que Riker entra al bar, y como nunca pierde una oportunidad de “mojar el phaser”, se acerca de forma insinuante a Lal. Y ésta, que recientemente ha aprendido el beso como muestra de afecto, se lanza a Riker y le da uno de tornillo. En ese momento entra Data y le pregunta a Riker por sus intenciones con respecto a su hija, a lo que Riker, sale por piernas del bar cual Romeo arrepentido de su impetuosa libido adolescente.

 

3_16_Lal_fail

Lal va por ADSL, y por eso va más lenta (haz clic en la imagen si no ves el GIF)

 

Pero no todo pueden ser risas, y lo que hace más triste al episodio es el futuro que le espera a Lal. En cuanto la Flota Estelar descubre que Lal existe, quiere llevársela para su investigación. El enviado de la Flota está convencido de que la androide no debería permanecer en la nave, lo que provoca en Lal una experiencia que es del todo inesperada, y que ni siquiera su “padre” puede tener: miedo. Los sentimientos no eran algo que debía experimentar, porque Data no la creó con esa intención. Pero debido a un fallo en su cerebro positrónico, Lal puede sentir emociones, convirtiéndola en más humana de lo que puede serlo Data. Ese “error”, por desgracia, también hace que sus funciones se vayan apagando a medida que su cerebro positrónico cambia. Finalmente deja de funcionar, pero Data la almacena en su memoria, llevándosela así siempre consigo. 

Como ya había advertido, es una historia triste. Pero para no quedarnos con esta sensación tan melancólica, voy a poner algo divertido. Y como hago tanto últimamente, será otro facepalm, esta vez de Picard, ¡y además doble!

 

3_16_Facepalm

“Por si fuésemos pocos en la nave, ahora pare hasta el androide”

 

Hasta el próximo episodio.

¡Engage!

 

Fuente de imágenes (¡del Blu ray!): Trek Core


Para otros episodios visita la colección: Star Trek TNG

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   Fecha estelar: 43657. Data ha estado creando un androide de forma secreta, una versión humanoide mejorada de si mismo y que considera su descendencia. Lal, que es como se llama, elige el aspecto de una mujer ad..…

  2. […] que es la primera en la que aparece un hijo “sorpresa”, sin contar a la “hija” de Data en La descendencia. Worf no se toma la noticia muy bien. Pero no lo entendáis mal. A Worf no es que le disguste la […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: