La historia de Metal Gear Solid. Capítulo 18: Ascensión

< ANTERIOR

 

Snake consiguió salir de la celda gracias a la ayuda de Otacón. Desde el primer edificio, el hangar de tanques, recorrió de nuevo el campo de minas en el que se enfrentó al tanque de Raven, se adentró en el almacén de cabezas nucleares y se infiltró en la montaña a través del pasadizo secreto que le reveló Phycho Mantis antes de morir. Ahora se encuentra en el fatídico lugar en el que Sniper Wolf disparó a Meryl con su rifle francotirador. Una mancha de sangre continua allí donde se encontraba el cuerpo, aflorando en Snake el recuerdo de su agonía.

 

CAPÍTULO 18

Ascensión

 

 

CAMPBELL: Snake, sobre Meryl…

SNAKE: Coronel, lo siento…

CAMPBELL: Escúcheme.

SNAKE: Yo… no fui capaz de protegerla.

CAMPBELL: Snake, ella es un soldado. Y sabe que en la guerra se hacen prisioneros. Ella se alistó por voluntad propia y sé que estaba preparada para esto.

SNAKE: No, se equivoca…

CAMPBELL: …

SNAKE: Meryl quería convertirse en soldado. Y pensó que esta era la única manera. Dijo que pensaba que la acercaría más a su padre muerto.

CAMPBELL: ¿Ella dijo eso?

SNAKE: No estaba preparada para el combate. No debería haberla forzado tanto. Todo es culpa mía.

MILLER: No parece usted, Snake.

CAMPBELL: ¿Master? ¿Qué pasa?

MILLER: Siento inmiscuirme, pero ya no podía seguir escuchando más.

SNAKE: Master…

MILLER: Snake, puede arrepentirse si quiere… es algo natural. Pero no puede seguir acusándose a sí mismo por cosas que ocurrieron en el pasado. Ese camino conduce a la locura, créame.

LING: Tiene razón, no te tortures más. No le sienta bien a una leyenda. Seguro que Meryl está bien.

SNAKE: Mei Ling…

CAMPBELL: Snake, olvídese de Meryl. Detenga a Liquid. Eso es lo que Meryl desearía.

SNAKE: Sí, tiene razón. Es lo que hubiese dicho Meryl.

NAOMI: … ¿Snake?

SNAKE: ¿Qué?

NAOMI: Meryl… es alguien especial para ti, ¿eh?

SNAKE: Sí, ella es especial. No hay muchas mujeres como ella por ahí.

NAOMI: … No es eso lo que decía…

SNAKE: Es la sobrina del Coronel… y una compañera de armas.

NAOMI: ¿Solo eso? Venga…

SNAKE: Esto parece ya un interrogatorio.

NAOMI: No… yo solo…

CAMPBELL: Supongo que está en los genes…

SNAKE: ¿Los genes? ¿De qué está hablando ahora Coronel?

CAMPBELL: Ha ha ha… no. Solo estaba recordando al abuelo de Naomi. Creo que Naomi dijo que llegó a ascender a secretario auxiliar en el FBI en la época de Edgar Hoover.

SNAKE: ¿Es eso cierto?

NAOMI: Sí… eh, sí, él era japonés y se convirtió en investigador especial para infiltrarse en la Mafia.

MILLER: ¿Cuándo fue eso?

NAOMI:Oh… en los años 50, creo recordar.

MILLER: ¿Dónde?

NAOMI: …Nueva York, creo…

MILLER: Naomi, creía que usted no tenía familia.

NAOMI: Lo investigué cuando me hice adulta. Mi abuelo ya había muerto cuando me enteré de su existencia. Nunca llegué a conocerle…

CAMPBELL: Oh…

NAOMI: Snake… buena suerte.

CAMPBELL: Ándese con cuidado, Snake.

 

Snake corta la comunicación y se dirige a una de las dos torres de comunicaciones. Atraviesa el desfiladero de hormigón y se sitúa de nuevo frente a la puerta de entrada a la Torre A. Aquí fue donde le capturaron para torturarle la última vez. ¿Le habrán seguido los pasos también esta vez? No tiene elección, debe cruzar la puerta de Nivel 6, ahora accesible por la llave que le dio Otacón en la celda. Una vez dentro de la torre todo parece tranquilo. Ve un estrecho pasillo delante de él, que dobla a la izquierda. Después de recoger algo de munición, encuentra otra puerta más de Nivel 6. Al cruzarla, una caja le llama la atención por encima de las demás. Se trata de una cuerda, y la recoge por si acaso. Pero por desgracia su curiosidad tiene un precio: una cámara de vigilancia le detecta, por lo que comienzan a llegar soldados del pasillo que acababa de atravesar. La única salida posible es subir por la torre.

No observa el ascensor, y no hay tiempo para esperarlo con los soldados pisándole los talones, así que solo le queda subir por las escaleras. El sonido de los peldaños metálicos retumba en el edificio mientras las sube y los soldados le persiguen. Las escaleras rodean el hueco del ascensor, cuatro tramos por piso, y el ascenso le parece interminable. Por si fuera poco, también le están esperando soldados en los pisos a los que va legando. Puede acabar con algunos, pero pronto se acumulan. Por eso utiliza las granadas aturdidoras para dejarlos inconscientes, el tiempo suficiente para despistarlos y seguir subiendo.

A medio camino encuentra una puerta de Nivel 6, pero por más que lo intenta no puede abrirla.

 

OTACÓN: Snake, esa es la puerta hacia la pasarela.

SNAKE: No se abrirá ni usando una llave.

OTACÓN: ¿Eh? Ah, claro. Lo había olvidado…

SNAKE: ¿Es que sabes algo, Otacón?

OTACÓN: Esa puerta a veces se hiela, debido al intenso frio del exterior.

SNAKE: La próxima vez avísame antes. ¿Qué debería hacer?

OTACÓN: Es imposible abrirla desde en interior. Ellos siempre usan C4 o alguna cosa desde el exterior…

SNAKE: ¿Desde el exterior? ¿No se puede abrir desde dentro?

OTACÓN: Lo siento, es imposible. Pero tranquilo, conseguirás salir. Hay dos pasarelas que conectan la torre A con la torre B. Y la otra está en el tejado. Deberías utilizar solo la pasarela del tejado.

 

Snake continua su ascenso hacia el tejado, abriéndose camino entre los soldados que llegan sin cesar. 10, 11, 12, 13… los tramos de escalera numerados no parecen acabar nunca. Al llegar al 27 ya no hay más escaleras que subir, salvo una, pegada a la pared, que da acceso al tejado. En el tejado de la Torre de Comunicaciones A, puede ver un puente que la comunica con la Torre B, y una gigantesca antena parabólica en el centro.

 

Captura_MGS_124

 

Desde donde está, puede ver que en el tejado de la Torre B hay una puerta. Es la que necesitará para entrar en aquella torre para bajar por ella. Se dirige hacia el puente que une las torres luchando contra el fuerte viento helado que sopla a esa altura, cuando de repente unos misiles silban en el aire e impactan en el puente y la antena parabólica, haciendo que ésta se precipite al suelo. Todo ha quedado destrozado, y ya no hay posibilidad de usar el puente para cruzar a la otra torre.

 

SNAKE: ¡Mierda!

 

El sonido de un helicóptero aparece de detrás del edificio. Un Hind-D, el mismo que vio en el helipuerto, y el causante del ataque al puente. Por los altavoces del aparato grita un voz:

 

VOZ: ¡Snake! ¡Siento no poder dejarte pasar por aquí!

SNAKE: ¿Liquid?

LIQUID: ¡No llegarás más lejos! ¡Muere!

 

Snake corre hacia la cornisa, donde está el puente destrozado. Es demasiada altura, pero puede utilizar la cuerda que recogió en la base de la Torre A.

 

Captura_MGS_128

 

LIQUID: ¿Qué vas a hacer? ¿Enfrentarte con un Hind con las manos? ¡Eres mío Snake!

SNAKE: Si me quedo, será el final.

 

Snake no tiene otra opción que bajar por la fachada haciendo rápel para llegar a la pasarela intermedia. Ata la cuerda a la barandilla, hace un nudo en el arnés de su traje y comienza el descenso.

 

 

SIGUIENTE >


Para otros capítulos de esta historia visita la página Metal Gear Solid

Para la descripción de los personajes visita la entrada Metal Gear Solid [1998, PSX]

Para otros juegos visita la colección Historia del Metal Gear

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: < ANTERIOR   Snake consiguió salir de la celda gracias a la ayuda de Otacón. Desde el primer edificio, el hangar de tanques, recorrió de nuevo el campo de minas en el que se enfrentó al tanque de Raven, se adentró en el al..…

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: