‘Star Trek: En la oscuridad’ [J.J. Abrams, 2013]

 

Star Trek into the darkness

 


Sinopsis

 

La Tierra tiene un enemigo en su interior, un hombre que parece dispuesto a cualquier cosa por destruir a los altos mandos de la Flota Estelar. Se hace llamar John Harrison, y desafía a Kirk y su tripulación a ser capturado, llevándolos hasta el borde de la Zona Neutral, y exponiéndolos así a una posible guerra con los Klingon. Pero más tarde descubrirán la verdadera naturaleza de su enemigo, y las otros males que invaden a la cúpula de la Flota Estelar.

 

 

 

Comentarios

 

Hace pocos días publicaba en este blog mis comentarios sobre la primera película de la nueva reinvención de Star Trek por parte de J.J. Abrams. Mi escepticismo entonces era comprensible teniendo en cuenta que Abrams es el creador de Perdidos y Fringe, dos series que no entrarían precisamente en mi paradigma de lo que es la buena ciencia ficción. Si además tenemos en cuenta que Star Trek es con seguridad la franquicia más prestigiosa en cuanto a ciencia ficción “dura” para la televisión (que existe o ha existido alguna vez), la responsabilidad del director de hacer “verdadero” SciFi es aún mayor. Mi problema con aquella película fue precisamente ese, que no dejando de ser una gran historia, se olvidaron un poco de lo que hace único a Star Trek, esa parte de ciencia ficción más “dura”. En esta segunda parte, la cosa no ha cambiado mucho en ese aspecto. Sigue contando una gran historia, muy emotiva y muy centrada en los personajes, lo que deja una gran película. Pero vuelvo a echar en falta algo de ciencia ficción llana y simple.

 

05

 

La ciencia ficción es un género que no es incompatible con muchos otros, por que no trata de los personajes ni del ambiente ni de la trama, si no del poder de las ideas. La ciencia ficción introduce en el mundo que conocemos una idea nueva (puede ser un invento, o un descubrimiento científico) que tiene repercusiones sobre los personajes o sobre toda la humanidad. Esa base no invalida la diversión ni la aventura. Por eso no entiendo por qué hay tan poco del Star Trek original, (genuino en ideas de ciencia ficción como las de su definición)en estas nuevas películas de Abrams. No se trata solo de elegir a los mismos personajes y la misma nave de la serie, para que reconozcamos a Star Trek. También es necesario que se recoja el espíritu y alma de la franquicia, que como repiten una y otra vez en cada episodio, es el descubrimiento de nuevos mundos, de nuevas civilizaciones, y el ir a donde ningún hombre ha podido llegar. Eso es lo que, en esta nueva película, no he vuelto a encontrar.

De todos modos, una vez más, Abrams demuestra que sabe manejar la aventura y las emociones de una forma increíble, con una película que te emociona en cada escena sin darte descanso. Quizás la trama haya quedado un poco pobre en ideas. Por un lado porque algunas de ellas son las clásicas que ya conocemos (los conflictos de Spock con sus emociones y la dificultad de Kirk de tomar decisiones como capitán). Por otro lado está lo que comentaba antes, que la ciencia ficción se basa en ideas como descubrimientos o inventos que justifican la historia, y en esta ocasión de nuevo la trama se centra en los personajes sobre todo. Y quizás lo más importante en cuanto a la originalidad de las ideas de esta película, es que el villano se trata de Khan (no creo que descubra nada a estas alturas), uno de los enemigos más famosos de la saga gracias a la segunda película de la franquicia: Star Trek II: la ira de Khan.

 

01

 

Recordemos que la forma que tuvo el director de desmarcarse de la serie original fue inventar una línea de tiempo alternativa, en la que los sucesos de Kirk y compañía son distintos a los que conocemos de la serie y películas. Eso incluyen todos los encuentros con Khan, desde el episodio Semilla Espacial en el que apareció el personaje por primera vez, hasta la película ya mencionada. Visto así, parece que ganen libertad creativa, al poder inventar historias completamente nuevas. De todas formas, Abrams no es tonto, y reconociendo a Khan como el villano más famoso de la serie, ha querido sacarle provecho. Una decisión un tanto hipócrita si se considera la reinvención mediante una nueva línea temporal que comentaba. Eso sí, este nuevo Khan solo comparte con el original su nombre, y algo de su origen. Por lo demás, vemos a un Benedict Cumberbatch que, sin restarle méritos como actor, se parece a Ricardo Montalban lo que un huevo a una castaña: uno de piel clara y ojos azules, y el otro el paradigma del chulazo latino. 

Pero bueno, volveré a ser benevolente esta vez como lo fui con la primera película, y haré el esfuerzo de pensar en esta segunda parte como si no supiera nada de Star Trek, más que de la primera de Abrams. En ese caso, como en la anterior película, no hay mucho que objetar. De nuevo vuelvo a encontrarme con aventura, con acción y con motivaciones para los personajes bien construidas. Recupera unas cuantas ideas de “La ira de Khan” que contribuyeron a que fuese la película más elogiada: un enemigo memorable, y un final emotivo casi calcado al de aquella película, con un sutil intercambio de los papeles, que nos recuerda eso de que las líneas temporales alternativas solo se parecen cuando a Abrams le interesa recuperar algo que funciona.

 

02

 

La ironía es que, a pesar de recuperar la esencia del argumento de la película anterior de Khan, lo que no juega a favor de esta película en términos de originalidad, posiblemente hayan sido esas ideas de la antigua película las que han conseguido que me emocione ésta segunda más que la primera de Abrams. Para los que solo conozcan de Star Trek la primera película de este director, imagino que estas escenas parecidas a las de “La ira de Khan” no les dirán nada. Pero de todas formas estos nuevos trekkies tampoco podrán echar en falta es estilo original al que me refería de ciencia ficción dura. Así que ha conseguido que todos estemos contentos, unos por nostalgia, y otros por desconocimiento. Lo único que espero es que solo se adentren en una historia de ciencia ficción más dura (ya saben, descubrimientos de nuevos mundos, descubrimientos científicos…) si van a hacerlo bien. La película acaba dando comienzo a los cinco años de exploración de la serie original, así que en las siguientes películas debería aparecer algo del espíritu científico de la serie. Sino, casi me conformo solo con la aventura y la acción, pero sería una lástima que una franquicia como Star Trek se acabara convirtiendo en otro Star Wars (con todo los respetos a los fans de las guerra galácticas). 

 

 

Valoración: 8/10

Más información: Imdb

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   La Tierra tiene un enemigo en su interior, un hombre que parece dispuesto a cualquier cosa por destruir a los altos mandos de la Flota Estelar. Se hace llamar John Harrison, y desafía a Kirk y su tripulación a ..…

  2. […] Ender’ (ahí he colado otra entrada del blog) o el maligno Khan modificado genéticamente de ‘Star Trek: En la oscuridad’ (otra más…). Y como ejemplo en los videojuegos, por supuesto tengo que nombrar la saga Metal […]

  3. […] – ‘Star Trek: En la oscuridad’ [J.J. Abrams, 2013] […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: