‘Anatema’ [Neal Stephenson, 2009]

 

Anatema

 


Sinopsis

 

En la sociedad del planeta Arbre, aquellos que dedican su vida al estudio de la filosofía y la ciencia viven recluidos en concentos y separados del resto del mundo. Según la Disciplina, se les está prohibido mantener contacto o intercambiar información con el mundo exterior salvo en los días de Apert, que se celebra cada año para los Unarios, cada diez años para los Decenos, cada cien para los Centenos y cada mil para los Milésimos. Fra Erasmas es un joven avoto Deceno del concento de Sante Edhar, estudiante del astrónomo Fra Orolo. Cuando durante el Apert un grupo de Inquisidores (que procuran que se mantenga la Disciplina) impiden el uso del telescopio, y más tarde Orolo es expulsado, Erasmas sospecha que su maestro debió haber hecho un descubrimiento importante. Su propia investigación le descubre la verdad: Orolo había descubierto una nave extraterrestre orbitando Arbre.

 

 

Comentarios

 

Ya he terminado esta extensa novela de ciencia ficción y mi opinión por lo general es favorable, aunque con algunos matices que ahora comentaré. El riesgo que corren las novelas tan largas es que al acabar pienses que tanto esfuerzo no ha merecido la pena. Con las cortas puedes pensar “bueno, aunque no me esté gustando, para lo que queda la acabo” (por supuesto también está la opción de dejar el libro a medias, pero yo no suelo hacer eso). Esta novela sí me ha satisfecho en su conjunto, pero entiendo que no puede gustar a todo el mundo por la densidad de temas científicos y filosóficos. Esa es seguramente la pega más importante que le he encontrado. Pero vayamos por partes, porque de este libro se pueden comentar muchísimas cosas.

 

Impresionante creatividad y trabajo documentación

Lo primero que me llama la atención es el monumental trabajo que debió hacer el autor para documentarse de tantos temas y de tantos ámbitos distintos, desde la filosofía clásica a las ciencias naturales más contemporáneas, pasando por las matemáticas y la tecnología. A mí, que no soy especialmente creativo, no dejan de fascinarme los autores como Tolkien, o el propio Neal Stephenson, capaces de imaginar un mundo al completo y con tanto nivel de detalle. Para Arbre, el planeta en el que transcurre la historia de Anatema, Neal se ha inventado decenas de palabras nuevas para describir conceptos de ese mundo (agradecía de verdad que se hubiese incluido un glosario al final).

Y lo más impresionante es que la historia de Arbre anterior a los hechos de la novela se remonta a 7.000 años. La historia guarda claras similitudes con la de la Tierra. No puedo decir el por qué, pero sí puedo decir que Arbre no es la Tierra, y que Neal se imagina un mundo en el que reinventa la historia de la humanidad hasta lo que sería el equivalente a nuestro futuro. Eso le da la licencia de imaginar tecnologías imposibles y avances de la ciencia extraordinarios, lo que es habitual (sino imprescindible) en la ciencia ficción.

En Arbre también tienen su propia Grecia clásica, con sus propios filósofos debatiendo sobre la naturaleza y las matemáticas. Tiene sus propios conflictos morales sobre los límites de la ciencia, por ejemplo, en lo relacionado con el estudio de la biotecnología o la energía nuclear (aunque no se le llame exactamente con esos nombres). Hay analogías con la historia de la Tierra constantemente. Por ejemplo, en cierto momento se comenta que “en una época el precio del acero se abarató y las máquinas térmicas funcionaron sobre raíles”, recordándonos inmediatamente a las máquinas de vapor (que son máquinas térmicas), a los ferrocarriles, y a la revolución industrial de mediados del siglo XIX. Arbre también tiene su propia revolución científica que llaman Era Práxica, donde se descubren las leyes de la mecánica y su posición en el cosmos. Incluso se inventó el equivalente a la Navaja de Occam: lo que llaman el Brazo de Gardan. En fin, comparaciones como esa hay muchas, y la verdad es que es divertido ir encontrándolas y pensando en cuál debe ser el equivalente en la Tierra.  

 

Matemáticas y filosofía

La parte original y más importante es sin duda la existencia de esta especie de monasterios en los que viven recluidos filósofos y científicos. Son realmente como monasterios en muchos aspectos: los avotos dedican su vida a buscar el conocimiento, pero sin pretensiones sobrenaturales, sino puramente científicas. Existe por tanto una división social entre aquellos que viven por y para el conocimiento, y aquellos que encuentran significado a sus vidas fuera de la ciencia. Para un avoto, resulta difícil imaginar esta segunda opción.

En ese contexto, el “monasterio“ es un lugar de aprendizaje y debate al puro estilo socrático, donde coexisten diferentes corrientes filosóficas y donde se ponen en duda unos a otros como si de peleas físicas se tratara. Extraoficialmente, por supuesto, eso sirve como excusa al autor para hacer un repaso de distintas filosofías (aunque con distintos nombres) que han ido apareciendo aquí en la Tierra. Algunas las he reconocido y otras no sé si son inventadas o no las conocía, pero en cualquier caso ha sido divertido conocerlas. En particular me han hecho gracia los que sostenían que cualquier idea que tuviera una persona, ya la había tenido alguien antes (creo que los llama los loritas). Se encargan continuamente de demostrar quién fue el que propuso una idea primero. La ironía es que el propio impulsor de esa filosofía no fue el primero en plantearla, sirviendo así él mismo como ejemplo de su filosofía. 

Ejemplos como ese hay muchos, pero si hay alguna idea filosófica que forma una parte importante del argumento de la novela es el platonismo, y su ramificaciones posteriores. Desde Pitágoras, a muchos filósofos les ha fascinado la idea de que las verdades de la geometría o las matemáticas no pertenezcan a este mundo, y se pueda decir que existen independientemente de los filósofos que las piensan porque en gran medida son cosas que se descubren, no se inventan. Sobre eso mismo trataba el diálogo Socrático que compartí en este blog hace tiempo, y que recomiendo a todo aquel al que le interese la filosofía de las matemáticas. Ese mundo donde viven las verdades de la geometría, lo que Platón llamaba el Mundo de las Ideas, en la novela se conoce como el Mundo Teorético de Hyalea. El punto fuerte de la novela, para mí, es la explicación científica que se da a ese “misterioso” lugar del que nacen la matemáticas, aunque para descubrirlo deberéis leer la novela ;).

Algo que me ha llamado la atención es la intención del autor, nada disimulada, de provocar que le lector le de a la cabeza y no solo sea un “espectador”.  El colmo de esto es que incluso se incluyen al final del libro, como anexos, tres explicaciones geométricas o filosóficas, muy interesantes por cierto. Lo que pasa es que uno se olvida que está leyendo una novela, y a veces parecía que estaba estudiando para un examen. Pero si te gusta el tema, es soportable.

 

The_Mathic_Age_by_Twilight_Aura

[Fuente]

 

Lo mejor de la novela puede ser lo peor

Hasta ahora todo han sido elogios, pero, como novela, no se la recomendaría a todo el mundo. Solo a aquellos que de verdad disfruten con la filosofía, y que no les importe estar con el mismo libro mucho tiempo. Yo no soy muy aficionado a los libros largos y de grandes mundos ficticios, pero con este hice una excepción porque el tema me interesaba.

Podría pasar que, aunque las matemáticas y la filosofía no sean del interés del lector, el libro aún mereciese la pena por la aventura o la historia. Pero en general me ha parecido un libro muy denso, no es fácil ni rápido de leer, y casi no te permite descanso con acción, aventuras superfluas o diálogos ligeros. En cambio hay mucho diálogo cargado de información complicada, y también de información irrelevante para la historia principal (aunque revele cosas del mundo inventado y pueda ser interesante en ocasiones). Hay veces que simplemente no me apetecía pensar tanto, o no durante una porción tan grande de la novela. Hay que reconocerle al autor lo ambicioso que es y la gran historia que cuenta, pero yo hubiera diluido un poco más la filosofía y agregado más aventura. Por eso lo mejor que tiene la novela, como el conocimiento del autor en filosofía e historia, puede ser también lo peor, si el resultado al final no es algo legible y entretenido.

 

 

Más información: Wikipedia | Neal Stephenson

4 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   En la sociedad del planeta Arbre, aquellos que dedican su vida al estudio de la filosofía y la ciencia viven recluidos en concentos y separados del resto del mundo. Según la Disciplina, se les está prohibido ma..…

  2. […] – ‘Anatema’ [Neal Stephenson, 2009] […]

  3. […] De Pareidolico en Compuglobal Hipermeganet […]

  4. […] experiencia anterior con este autor fue Anatema, y si algo me sorprendió de aquella novela fue que inequívocamente debía estar clasificada como […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: