Star Trek TNG: La emisaria [2×20]

 

ST_TNG_Banner_2_20

 


Sinopsis

 

Fecha estelar: 42901.3

La nave Enterprise traslada a bordo a una emisaria, medio humana medio klingon, llamada K’Ehleyr. La emisaria tiene como misión advertir a la Flota de un posible ataque de los klingon. Los tripulantes de la nave T’Ong, criogenizados desde hace un siglo, cuando aún había guerra entre la Flota y el Imperio Klingon, están a punto de despertar y podrían atacar a los indefensos planetas de la Federación, creyendo que la guerra aún continúa. 

 

 


Comentarios

 

En este episodio se recrean de nuevo mostrando las rarezas de la guerrera raza de los Klingon. Aunque ya hemos aprendido mucho de su cultura en otros episodios, como en ‘El factor Ícaro’, ‘Cuestión de honor’ o ‘El corazón de la gloria’, aún quedaba un aspecto importante que no habíamos visto mucho: el del emparejamiento. El hombre de la pareja no puede ser otro que Worf, ya que es el único Klingon de la tripulación del Enterprise (que sepamos). Así que la mujer klingon solo puede venir del espacio, y la envían al Enterprise como si fuera un paquete de correos.   

 

2_20_K'Ehleyr

El Enterprise recibe a una klingon por correo urgente

 

La historia que justifica la aparición de la klingon, que cuento en la sinopsis, me ha parecido muy original. Es de suponer que en los viajes interplanetarios, en una época anterior a la que se presenta en la serie en la que quizás las naves no fuesen tan rápidas, debía ser imprescindible la criogenización. Si los viajes duran años, los soldados que viajen pueden no estar en las mismas condiciones en el campo de batalla que cuando comenzaron el viaje. Por eso necesitarían llegar casi igual que como salieron. Pero además hay otra consecuencia posible de los viajes largos en tiempos de guerra: si la guerra termina en menos de lo que dura el viaje, como sucede en el episodio, al despertar los soldados se encontrarán listos para la batalla pero en un nuevo futuro de paz y amor. La emisaria klingon tiene la obligación de avisar a los planetas de ese posible ‘despertar guerrero’ de unas naves klingon.

Pero todo eso, aunque interesante, solo es la excusa para introducir a un klingon en la nave y ver como se libra otro tipo de guerra: la del romanticismo klingon. La emisaria, K’Ehleyr, es una mezcla de Klingon y humana. Ya había comentado por aquí lo útil que resulta para el drama crear este tipo de mezclas entre razas. Spock es medio humano, medio vulcaniano; la consejero Troi es medio humana, medio betazoide. En todos los casos, se ven inadaptados rodeados de cualquiera de sus dos razas, y existe en ellos un conflicto interno sobre qué raza es la que debe predominar. Spock entre los vulcanianos debe controlar sus emociones y Troi entre los humanos su capacidad de leer las emociones. Con la Klingon sucede eso mismo, presenta emociones y comportamientos humanos que hacen difícil su relación con Worf, como por ejemplo, la represión de su ira. Cuando se libera de esa represión, sucede lo que se supone normal en un flirteo klingon, liarse a mamporros.  

 

2_20_klingon

Para un klingon, si hay sangre, mejor

 

A pesar de tanta violencia, hay un aspecto de las relaciones entre klingons bastante romántico. Después de mantener una relación íntima (y salvaje), quedan sellados en un pacto que dura para siempre, como si fuera un matrimonio. Para ello deben pronunciar unos votos sagrados, pero ahí es donde aparece el lado humano de la klingon, cuando se niega a hacerlo. Entonces Worf viene a decir que ese comportamiento (el de mantener relaciones y luego ‘si te he visto no me acuerdo’) es una faceta humana. Es un poco ofensivo, ¿no? Quiero decir, la klingon solo quería pasar un buen rato en la holosala, un rollo de una sola holo-noche, no ligarse de por vida. Casi es como si Worf hubiera dicho que todas las humanas son unas putas frescas.

Pero bueno, por suerte (como siempre) todo se acaba arreglando. Worf se hace pasar por el capitán del Enterprise para comunicar a la nave klingon del cabreo mañanero (los que estaban criogenizados y pensaban que aún seguían en guerra), que ya no hay guerra y que los humanos son aliados. No es fácil convencerlos porque los klingons serán muy guerreros, pero también son un poco duros de mollera. La klingon no parece muy dispuesta a comprometerse, pero asegura que sus caminos se cruzarán de nuevo en el futuro. Yo apuesto a que así será.

 

2_20_Worf

Worf intentando convencer a un klingon de que se ha levantado de la siesta para nada

 

Hasta el próximo episodio.

¡Engage!

 

Fuente de imágenes: Trek Core


Para otros episodios visita la colección: Star Trek TNG

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:     Sinopsis   Fecha estelar: 42901.3 La nave Enterprise traslada a bordo a una emisaria, medio humana medio klingon, llamada K’Ehleyr. La emisaria tiene como misión advertir a la Flota de un posible ataque de los klingon. Lo…..

  2. […] sabe) con una medio humana medio Klingon, la embajadora K’Ehleyr, que recordaréis del episodio La emisaria. Ahora su pasado regresa con regalo: un vástago cabezón de arrugada frente llamado Alexander, que […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: