La historia de Metal Gear Solid. Capítulo 12: El himno de Mantis

< ANTERIOR

 

  Snake logra dar con Mery en los sótanos del primer piso, a pesar de ir disfrazada de soldado enemigo, y se dirigen a los baños de mujeres donde pueden conversar de forma segura. Como ya saben, hay una forma de impedir el ataque nuclear de los terroristas, anulando el código de detonación. Para ello se necesitan tres llaves. Meryl proporciona a Snake la única llave que tiene, que le dio Baker. De no poder desactivar el lanzamiento, solo les quedará la opción de destruir Metal Gear. Snake, aunque reacio, acepta que Meryl le acompañe en el resto de la misión.

 

 

CAPÍTULO 12

El himno de Mantis

 

 

  Meryl sale del cuarto de baño y Snake la acompaña.

 

MERYL: Es muy extraño. No hay guarda.

SNAKE: ¿Y qué ha pasado con la música?

 

  Es cierto, no se ve a ningún soldado enemigo, y el hilo musical ha desaparecido.

 

MERYL: Echaré un vistazo. Asegúrate de que estás preparado.

 

  Snake comprueba su munición y aprovecha que no hay guardas para explorar las oficinas de esa planta. Encuentra una caja de cartón donde pone <<A edificio almacén de cabezas nucleares>>. También encuentra unas gafas de visión nocturna. Snake acompaña a Meryl hasta un pasillo, junto al ascensor, desde que el que se puede ver una puerta con seguridad de Nivel 5, que pude abrir con la llave que acaba de darle Meryl.

Al cruzar la puerta, se encuentran en otro pasillo más corto con otra puerta más de nivel 5 en el extremo. Se oye otra vez el hilo musical fantasmagórico de antes. De repente, Meryl se detiene junto a la puerta y se lleva las manos a la cabeza.

 

Captura_MGS_088

 

MERYL: ¡La cabeza! … Ooh. ¡Me duele!

SNAKE: ¿Qué te pasa?

MERYL: ¡No te acerques Snake! (se queda de rodillas en el suelo, con las manos en la cabeza. Tiene visiones de un despacho grande y elegante).

SNAKE: ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado?

MERYL: (Con una voz distorsionada, como si llevara una máscara). Todo bien. (Se pone de nuevo en pie). Ok. Vamos, Mister FOX-HOUND. El Comandante nos espera.

 

  Snake, aún sorprendido por el extraño comportamiento de Meryl, cruza la puerta detrás de ella. La puerta parece cerrase unos segundos después de haber pasado, algo extraño, ya que normalmente sucede de inmediato. Ahora se encuentran en un despacho cuadrado, con un suelo reluciente, librerías, cuadros extraños y estatuas cubiertas con vendajes. En frente de la puerta hay una mesa de escritorio, a un lado un sofá con una pequeña mesita y al otro lado una maqueta de toda la instalación de Shadow Moses, con dos torres que sobresalen visiblemente.

Momentos después de haber entrado, Meryl vuelve a comportarse de forma extraña. Ahora tiene su Eagle en la mano, y apunta con ella a Snake.

 

Captura_MGS_089

 

MERYL: Snake, ¿yo te gusto? (detrás de Meryl aparece el cuerpo levitando de Psycho Mantis).

SNAKE: Pero…. ¡Qué coño!

MERYL: ¿Yo te gusto? ¡Abrázame Snake!

SNAKE: ¿¡Qué te pasa!?

MERYL: ¡Hazlo! ¡Hazme el amor! (continua apuntándole con el arma) ¡Snake, te deseo!

SNAKE: ¿Quién eres?

MANTIS: ¿Uh? ¿¡No te gustan las chicas!?

 

  Snake recibe una llamada por Códec.

 

CAMPBELL: Snake, Meryl no es ella misma. No use el arma.

NAOMI: Es Psycho Mantis, controlando a Meryl. La melodía es su música de control mental.

CAMPBELL: No utilice el arma. Intente dejarla sin sentido.

 

  Siguiendo el consejo del coronel, Snake no tiene otra alternativa que golpear a Meryl, que cae inconsciente en el suelo.

 

MANTIS: ¡Mujer inútil!

SNAKE: (Observando la forma traslucida que revela la posición de Mantis). Camuflaje óptico, ¿eh? Espero que no sea tu único truco.

 

  Psycho Mantis se hace visible. Es un hombre muy alto y delgado, pálido en la piel visible de la cabeza y el cráneo, y que tapa su cara con una máscara de gas.

 

Captura_MGS_091

 

MANTIS: ¡Tú! ¿Dudas de mis poderes? (Snake se acerca a Meryl, tendida en el suelo, para comprobar su pulso). Ahora te mostraré por qué soy el más poderoso maestro de psicokinesis y telepatía que hay en el mundo. No… no hacen falta palabras, Snake. Soy Psycho Mantis. Cierto, aquí no hay truco. Es poder real. (Snake apunta con su arma a Mantis, que mantiene los pies levantados del suelo). Es inútil, te lo dije… Puedo leer todos tus pensamientos. Ahora déjame leerte la mente. No… quizás debería decir el pasado. Eres un hombre muy metódico… De los que siempre comprueba las ruedas antes de irse. Eres un guerrero habilidoso, y bueno para esta misión de infiltración… Tienes mucho cuidado con las trampas. O eres muy cauto, o bien eres un cobarde…

¡¡Se acabó la demostración!!

 

Mantis desaparece ante sus ojos usando sus poderes de camuflaje óptico. Reaparece por sorpresa repetidas veces sin que Snake pueda predecirlo. Parece poder leer todos los movimientos de Snake, y desvía las balas cuando Snake dispara con su SOCOM. El poder de Mantis le permite mover simultáneamente varios objetos de la habitación, obligando a Snake a esquivarlos continuamente.

Al principio la batalla parece desequilibrada, pero con ayuda de las gafas térmicas, Snake consigue igualar la situación. Ahora que es capaz de detectar a su oponente, pero este sigue lanzándole objetos y esquivando sus balas. Entonces Snake prueba con las granadas aturdidoras, que logran desconcertar a Mantis por unos segundos. Tiempo suficiente para golpearle.

Mantis entonces se sitúa levitando sobre Meryl y, con un gesto de sus brazos, consigue levantarla como si fuera una marioneta, obligándola a apuntar a Snake. Un disparo por poco alcanza a Snake, que debe noquear de nuevo a Meryl para romper el enlace psíquico que mantiene con Mantis. Pero el miembro de FOX-HOUND aún guarda un as en la manga.

 

MANTIS: De hecho eres poderoso, pero conozco tu punto débil. ¡Meryl, colócate donde él pueda verte y sáltate la tapa de los sesos!

 

Como una marioneta de nuevo, Meryl se pone en pie y apunta su propia arma contra su sien.

 

Captura_MGS_094

 

SNAKE: ¡No! ¡No lo hagas! ¡Meryl!

 

Snake inmoviliza a Meryl en el suelo poco antes de que esta pudiera apretar el gatillo, dejándola finalmente inconsciente.

 

MANTIS: ¡¡No!! ¡¡Imposible!! ¡¡Noo!!

 

Mantis parece ya muy debilitado. La técnica de Snake empieza a dar sus frutos. Finalmente logra sorprender a su oponente, aturdido y magullado, y le acierta con una bala de su arma, cayendo así Mantis estrepitosamente al suelo. Ahora Mantis se encuentra tendido boca arriba, con su máscara puesta y respirando con dificultad. Snake informa a Campbell por Códec de la situación.

 

SNAKE: Coronel, su sobrina ya no corre peligro.

CAMPBELL: Gracias Snake. Le debo una.

SNAKE: Ahora que Mantis ha perdido, el lavado de cerebro de Meryl desaparecerá, ¿no Naomi?

NAOMI: Sí. Pero, ¿por qué te desviaste tanto de tu camino para salvarla? ¿Por Campbell? ¿O quizás porque ella te gusta?

SNAKE: No quiero ver a ninguna mujer morir delante de mí.

NAOMI: ¿De verdad? ¿Desde cuándo te ha molestado la muerte de alguien?

CAMPBELL: ¡Naomi! Es verdad que Snake ha matado mucha gente, pero eso no significa que no tenga corazón.

SNAKE: Está bien Coronel, tiene razón.

NAOMI: …

 

Snake corta la comunicación por Códec. Mantis aún respira, y parece que comienza a balbucear algo, así que Snake se acerca a él.

 

MANTIS: Yo… no fui capaz de leer el futuro…

SNAKE: Un hombre fuerte no necesita leer su futuro. Crea el suyo propio.

MANTIS: Tal vez sí… Pero yo leeré tu futuro… Para llegar a la base subterránea de mantenimiento de Metal Gear, tienes que pasar por esa puesta oculta Hay una puerta oculta detrás de esa librería. La ruta por tierra… está bloqueada por glaciares. Pasa las torres de comunicaciones… y luego utiliza el pasaje de la torre.

SNAKE: ¿Por qué me dices todo eso?

MANTIS: Sé leer la mente de la gente. En mi vida, he leído los pasados, presentes y futuros de miles y miles y miles de hombres y mujeres…

 

  Meryl, que ha recuperado el conocimiento, se acerca a Snake, que ahora esta agachado junto a Mantis y le extrae su máscara antigás. Al ver su cara, Meryl se lleva las manos a la boca en un gesto de disgusto.

 

Captura_MGS_096

 

MERYL: ¡Qué asco!

MANTIS: Y toda mente que yo he leído estaba ocupada por el mismo objeto único de obsesión. Ese egoísta y atávico deseo de transmitir la propia semilla… algo que me pone enfermo. Todo ser viviente en este planeta existe solo para transmitir su ADN. Estamos diseñados así. Por esa razón existe la guerra. Pero tú (refiriéndose a Snake) eres distinto… Eres como nosotros. No tienes pasado, ni futuro. Vivimos en el momento. Ese es nuestro único propósito. Los humanos no fueron creados para hacerse felices los unos a los otros. Desde el momento en que llegamos a este mundo, estamos destinados únicamente a provocar dolor y miseria.

La primera persona en cuya mente entré fue la de mi padre. Y en su corazón solo hallé asco y odio hacia mi persona. Mi madre murió al dar a luz y él me despreció por eso… Y pensaba que mi padre, iba a matarme. Fue cuando desapareció mi futuro. Perdí también mi pasado. Cuando llegué, el pueblo estaba envuelto en llamas.

SNAKE: ¿Me estás diciendo que enterraste tu pueblo para enterrar así tu pasado?

MANTIS: Veo que tú has padecido el mismo trauma. Somos realmente iguales… los dos. El mundo es un lugar mucho más interesante con gente como tú… Nunca llegué a aceptar la revolución del Jefe… Sus sueños de conquistar el mundo no me interesan. Solo quería una excusa para matar la mayor cantidad de gente posible.

MERYL: ¡Monstruo!

SNAKE: Déjale hablar. Ya no le queda mucho tiempo.

MANTIS: He visto la maldad. Tú, Snake. Tú eres como el Jefe. No, tú eres peor. Comparado a ti, yo no soy tan malo. Leí también su mente.

SNAKE: ¿A Meryl?

MANTIS: Tú estabas ahí… Ocupas un lugar importante en su corazón.

SNAKE: ¿Un lugar importante?

MANTIS: Sí, un lugar importante. Pero no sé si vuestros futuros van de la mano. Una última voluntad…

SNAKE: ¿Y cuál es?

MANTIS: Mi máscara, colócamela.

SNAKE: Ok…

MANTIS: Así, los pensamientos de los demás se introducen en mi mente. Antes de morir… Quiero estar a solas. Que me dejen solo en mi propio mundo… Ahora os abriré la puerta. Si queréis hallar vuestro futuro, cruzad el umbral. (Una de las librerías se desplaza como por arte de magia, dejando visible un pasillo). Es la primera vez… que uso mi poder… para ayudar a alguien. Es extraño… siento… algo… bonito.

 

Esas son las últimas palabras de Mantis. Snake se pone en pie y se dirige al pasillo descubierto.

 

Captura_MGS_099

 

SNAKE: ¡Vamos Meryl!

MERYL: Lo siento…

SNAKE: ¿Meryl?

MERYL: Cómo pude dejar que Mantis controlase mi mente…

SNAKE: Si vas a dudar de ti misma, te abandonaré aquí.

MERYL: De acuerdo.

SNAKE: Nunca dudes de ti. Deja que te haga más fuerte. Aprende algo de ello.

MERYL: Tienes razón. Lo siento. Ya no lo haré más. Snake, ¿puedo preguntarte algo?

SNAKE: ¿Qué?

MERYL: Sobre lo que dijo Mantis… Me estaba preguntando…

SNAKE: (Visiblemente irritado) ¿Qué? ¿Cuál es el problema?

MERYL: …Oh, no nada. Dime Snake, ¿cómo te llamas? Tu verdadero nombre.

SNAKE: Un nombre no significa nada en la guerra.

MERYL: ¿Qué edad tienes?

SNAKE: La suficiente para saber cómo es la muerte…

MERYL: ¿Y familia?

SNAKE: No, fui criado por muchas personas.

MERYL: Y ¿hay alguien en tu vida?

SNAKE: Nunca me ha interesado la vida de nadie más…

MERYL: O sea, que estás solo. Como dijo Mantis.

SNAKE: Los demás solo me complican la vida, y no quiero relacionarme.

MERYL: Eres un tipo triste, solitario.

SNAKE: Venga… vamos…

 

 

SIGUIENTE >


Este capítulo ha sido un poco más difícil de novelizar que lo habitual, porque en esta parte del juego Kojima usó mucho el concepto de romper la cuarta pared. Seguramente el ejemplo más famoso en los videojuegos de este efecto es esta batalla contra Psycho Mantis. Está en el puesto número 8 de los 100 mejores villanos de la historia de los videojuegos según IGN, y esta batalla se considera la séptima más épica, también en un ranking de IGN.

Ha recibido mucho reconocimiento precisamente por ese uso original de la cuarta pared, pero para explicar la historia esto es una faena. No puedo considerar que hay un jugador controlando a Snake, pero lo que sí puedo hacer es copiar aquí los diálogos que no he incluido en el texto de arriba.  Antes de comenzar la batalla, Psycho Mantis hace gala de sus poderes leyendo tu tarjeta de memoria y viendo tus partidas guardadas:

 

¿Sigues sin creerme? Ahora leeré en tu alma con más intensidad. Umm… no hay juegos guardados. Tu memoria está totalmente limpia. Umm. No has guardado la partida a menudo. Eres un poco irresponsable.

¡Puedo leerte como un libro abierto!

 

De haber tenido una partida de Castlevania, lo habría mencionado, ya que es otro juego de Konami. Más tarde hace otro truco, esta vez con la opción de vibración del mando de PlayStation.

 

¿Sigues sin creerme aún? Te demostraré mis poderes psicokinéticos. Pon tu controlador en el suelo. Ponlo lo más plano que puedas… eso es. Ahora moveré el controlador solo con el poder de mi voluntad. ¿Y ahora que piensas? ¿¡Puedes sentir mi poder!?

 

Lo más difícil ha sido no incluir la forma en la que se derrota a Mantis en realidad, que consiste en cambiar el puerto al que está conectado el mando para que no pueda leerte la mente. Obviamente eso no podía ponerlo en la historia, así que Snake utiliza granadas aturdidoras y gafas térmicas para tener ventaja. Lo que dice Mantis cuando cambias el mando de sitio es:

 

¿Por qué? ¿Por qué no he podido leerte la mente?

 

Y justo cuando lo derrotas, dice lo siguiente:

 

Ah… Utilizaste otro controlador.

 

Esta historia intenta ser lo más fiel posible a la experiencia del juego, pero en estas ocasiones tengo que hacer excepciones, que seguro que el lector entenderá.

 

Para otros capítulos de esta historia visita la página Metal Gear Solid

Para la descripción de los personajes visita la entrada Metal Gear Solid [1998, PSX]

Para otros juegos visita la colección Historia del Metal Gear

5 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: < ANTERIOR     Snake logra dar con Mery en los sótanos del primer piso, a pesar de ir disfrazada de soldado enemigo, y se dirigen a los baños de mujeres donde pueden conversar de forma segura. Como ya saben, hay una forma …..

  2. […] Mantis el que crea esas imágenes en su mente y también el fuego. Recordemos de su historia que quemó todo un pueblo siendo un niño, y se le puede ver varias veces en el vídeo provocando esos fuegos. Yo me decanto por esta segunda […]

  3. […] es un momento en el que se produce el efecto de “romper la cuarta pared” como sucedió en la batalla contra Mantis. La conversación completa es […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: