El honesto mentiroso

 

Los magos son mentirosos de profesión. Los que llevan grandes capas, sombreros picudos y se apoyan en largos bastones, como Gandalf o Merlín, no engañan a nadie, pero solo practican la magia en la fantasía y en nuestra imaginación. Los que sí existen, los magos de carne y hueso, tienen como profesión imitar a esos magos fantásticos, emulando la magia de los cuentos con trucos muy reales. Serían mejor conocidos como ilusionistas, puesto que engañan a nuestra mente para crear la ilusión de que existe la magia de verdad, y de que ellos la practican como un don. Todo es un juego, un papel teatral en el que manejan nuestra percepción de la realidad a su antojo para crear efectos sorprendentes, que nos hacen dudar de si existe o no la magia por unos instantes. 

Una profesión basada en el engaño no parece muy honesta. Por otro lado, un ilusionista no pone en peligro su profesión si confiesa que todo es un truco. Quizás lo haría si confesara el truco en cuestión, algo que los buenos magos guardan celosamente, como debe ser. El verdadero atractivo de la magia está en el efecto, y no es necesario creer que la magia existe para disfrutarlo. Como decía antes, es un juego teatral. Y en el juego, el espectador disfruta imaginando por un momento que la magia sí existe y acaba de presenciarla en directo. Son sensaciones ilusorias, pero no por ello menos emocionantes. Como la sensación ilusoria que tienen los tripulantes de la Estación Espacial al percibir la ingravidez, cuando realmente caen indefinidamente. Lo importante es que la ilusión sea lo más real posible, así será mejor el efecto, que es lo que llena los espectáculos de magia (y no la creencia en la magia real).

 

Harry_Houdini

Harry Houdini , via Wikimedia Commons

 

Con ese pacto implícito entre el ilusionista y el espectador, que se permite ser engañado con ilusiones por el bien del efecto mágico, el trabajo de mago no parece tan deshonesto, aún basándose en mentiras y engaños. Es una farsa pactada y consentida por el bien del espectáculo. Tan buenas son las ilusiones de magia, que cualquier profano en este arte es incapaz de detectar el engaño. Existe por tanto el riesgo de que el ilusionista no venda su espectáculo como lo que es, sino como lo que aparenta ser. La historia esta llena de personajes que, aprovechando la incredulidad del profano en el arte del engaño, exhiben sus “dones” ilusorios como reales. Personas que afirman poder contactar con los muertos, tener visiones sobre eventos futuros, mover objetos con la mente, o curar enfermos con las manos. Son los mismos trucos que cualquier mago conoce, y que tienen el mismo efecto ilusorio de magia real que el que practican los profesionales.

No hay nadie mejor preparado para detectar un engaño que el mentiroso profesional, como los son los magos. Harry Houdini, era capaz de salir de un baúl después de haber sido atado y encadenado, y con el baúl bien cerrado, todo en unos segundos (o al menos creaba la impresión de eso era lo que pasaba). Seguramente es el escapista más famoso del mundo. Pero además de ser reconocido mundialmente por su aportación a los espectáculos de magia, también se le conoce por lucha contra el espiritismo, muy de moda en su época. Y en general, por su lucha contra cualquier charlatán que pretendiera hacer pasar un truco de magia por algo realmente mágico. En cualquier caso, tanto magos como farsantes engañan a la gente, pero la honestidad se pierde en cuanto el objetivo de la ilusión va más allá del mero espectáculo. Muchas personas, aún hoy, siguen creyendo que es posible contactar con los muertos, y aún hoy siguen habiendo charlatanes capaces de aprovechar el sentimiento de duelo de algunos ingenuos para sacar provecho. Incluso pueden salir en televisión y hacer bolos que le aportan una sustanciosa recaudación.     

 

Randi

James Randi de joven, más conocido como El Asombroso Randi [Fuente] 

 

Si hay alguien que mantenga vivo el espíritu escéptico de Houdini ese es sin duda James Randi, o mejor conocido como ‘The Amazing Randi’. Establecer un paralelismo entre los dos es prácticamente irresistible: también mago (entre sus trucos los de escapismo), se ha dedicado durante años a desenmascarar a timadores y charlatanes que, con trucos de magia, engañan a la gente haciéndoles creer que tienen algún tipo de habilidad sobrenatural. Randi es el honesto mentiroso que puede doblar cucharas como el mismísimo Uri Geller, que presume de poderes mentales. Randi desenmascaró a Popoff, que decía poder curar a la gente con la ayuda de Dios, adivinando información de sus pacientes de forma sorprendente. Lo que no mencionaba era que también recibía ayuda de una ayudante, que le chivaba la información por un pinganillo, como descubrió Randi. También puede operarte sin abrirte siquiera, como el mejor de los supuestos cirujanos psíquicos. Y él mismo confiesa que se ha intentado suicidar (en repetidas ocasiones) ingiriendo dosis masivas de medicamentos homeopáticos, pero parece que no le surgen efecto. A través de su fundación, ofrece un millón de dólares a cualquiera que pueda demostrar que tiene algún tipo de poder sobrenatural, así que si usted es uno de ellos, ¡anímese!. Un millón de dólares nunca vienen mal. Lo extraño es que hasta ahora nadie haya ganado el desafío.

Ahora se está preparando un documental sobre su vida. Aún no está terminado, pero esperan recaudar próximamente el dinero necesario para acabarlo. El documental sin duda estará plagado de historias interesantes, así que ojalá logren llevarlo a cabo. En principio podría estar terminado para este mismo año 2013. En el tráiler que comparto a continuación hablan un poco sobre Randi y la idea del documental. Entre los colaboradores están el dúo de magos Penn y Teller, el biólogo Richard Dawkins, el astrónomo Neil DeGrasse Tyson, el presentador de Cazadores de Mitos Adam Savage o Alice Cooper. Esperemos que llegue a buen puerto el proyecto de este honesto mentiroso.

 

 

Más información:

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Los magos son mentirosos de profesión. Los que llevan grandes capas, sombreros picudos y se apoyan en largos bastones, como Gandalf o Merlín, no engañan a nadie, pero solo practican la magia en la fantasía y en nuestra imag…..

  2. Que interesante me parece!!!!! A ver si acaban el documental y podemos verlo!!! ;)

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: