La historia de Metal Gear Solid. Capítulo 8: El laboratorio del Dr. Emmerich

< ANTERIOR

 

Gracias a la ayuda de Meryl, Snake logra salir del hangar de tanques y acceder al campo de nieve. Al otro extremo de ese campo se encuentra el laboratorio del Dr. Emmerich, que puede ayudarle a destruir Metal Gear. Es atacado por sorpresa por tanque dirigido por uno de los miembros del grupo terrorista, Vulcan Raven. Snake logra acabar con los soldados del tanque y obtener el acceso al almacén de cabezas nucleares donde se encuentra Emmerich.

 

 

CAPÍTULO 8

El laboratorio del Dr. Emmerich

 

 

Una vez atravesada la puerta desde el campo de nieve, un corto pasillo conduce a Snake a la puerta de acceso al almacén de cabezas nucleares. Por suerte la enorme puerta no está cerrada del todo, pudiendo arrastrarse y pasar por debajo hacia la sala. Esta estancia es similar al hangar de tanques, salvo que en este caso se almacenan enormes recipientes amontonados unos encima de otros. Entonces recibe una llamada por Códec.

 

CAMPBELL: Cuidado. De ningún modo debe utilizar armas en esa área.

NAOMI: Ya he programado las nanomáquinas para que no pueda hacerlo, Coronel.

SNAKE: ¿Qué? ¿¡De qué diablos están hablando!?

NAOMI: ¿Te has olvidado? Ahí es donde guardan las cabezas nucleares. ¿O es que no las ves?

SNAKE: Sí. Aquí hay muchas cajas apiladas, pero… ¿son todas cabezas nucleares?

CAMPBELL: Sí. Cabezas nucleares desactivadas.

SNAKE: ¿Y las dejan aquí así? Es como dijo el presidente Baker… total descuido.

CAMPBELL: Tienen un presupuesto limitado. Intentan poner buena cara ante los medios, pero esta es la triste realidad de todo esto. Nastasha sabe mucho más sobre esto que yo. Puede llamar a Nastasha en la frecuencia 141.52.

NAOMI: A todas las cabezas nucleares de esas cajas les han quitado el mecanismo detonador, por lo que no hay peligro de que exploten. Pero si las cabezas nucleares se rompen, pueden soltar plutonio y eso sería un problema muy grave.

CAMPBELL: Snake, no dispare su arma en ese piso.

 

  Snake realiza una llamada por Códec a la experta en armamento nuclear, Nastasha Romanenko.

 

ROMAN: Habla Nastasha Romanenko. Es un placer trabajar contigo, Solid Snake.

SNAKE: ¿Tú eres la especialista nuclear que mencionó el Coronel?

ROMAN: La misma. Puedes preguntar lo que quieras sobre bombas nucleares. Y soy analista militar, por lo que tengo también amplios conocimientos de sistemas de armas. Me pidieron que participase en esta operación como supervisora del Grupo de Investigación de Emergencia Nuclear. Y acepté. No debemos permitir que los terroristas accedan a ningún tipo de arma nuclear, Espero poder ayudarte a detenerlos.

SNAKE: Eres una chica dura.

ROMAN: ¿Esos terroristas van en serio con lo de lanzar una arma nuclear? En mundo no puede quedarse de brazos cruzados y permitirlo. Y yo tampoco. Desgraciadamente todo lo que puedo hacer desde aquí es informarte…

SNAKE: Espero que sea suficiente. Tener aquí a otro soldado no hubiera cambiado las cosas. Me alegro de trabajar contigo, Nastasha.

ROMAN: Lo mismo digo.

 

  Con el inconveniente de no poder usar el arma, ahora Snake debe tener más cuidado de no ser visto. Además los soldados de esa zona llevan máscaras de gas. Si fuese visto, la estancia se cerraría y llenaría de gas tóxico, así que procura mantenerse oculto. El ascensor para acceder a los sótanos se encuentra en el primer piso de la estancia. Snake llega con cuidado, y una vez en el interior del ascensor pulsa el botón del segundo piso del sótano, el B2, donde según Meryl se encuentra Emmerich.

  Cuando llega al sótano, observa que delante tiene una pequeña cámara estanca y a continuación un pasillo. A la derecha del ascensor puede ver, a través de un cristal, una especie de centro eléctrico. Cuando llega al pasillo atravesando la cámara, detecta que le cuesta respirar, como si el aire estuviera lleno de gas venenoso. Además hay la advertencia ‘PELIGRO’ al inicio del pasillo, y un conjunto de cables que van del suelo al centro eléctrico. Recibe una llamada por Códec de la frecuencia 140.48, la misma del misterioso “admirador” desconocido que le ayudó en el campo de nieve, y que se hacía llamar Garganta profunda.

 

Captura_MGS_053

 

GARG.: ¡Snake, cuidado! Ese lugar está lleno de gas. Y el suelo está electrificado. Primero destruye la llave de alto voltaje. Es el conmutador en el muro noroeste.

SNAKE: ¿Pero cómo? No llego ahí.

GARG.: Usa un Misil por Control Remoto.

 

  Snake decide investigar en el primer sótano del edificio. Vuelve al ascensor y pulsa el botón B1. Al llegar y abrirse las compuertas del ascensor, ve un pasillo muy elegante, con un suelo de baldosas relucientes, unas bonitas lámparas e incluso un hilo musical. Justo enfrente del ascensor hay lo que parece una sala de oficinas, con el suelo enmoquetado, y a cada extremo del pasillo entre el ascensor y la sala se encuentran unos servicios. En las oficinas solo hay un soldado, así que es fácil para Snake dejarlo inconsciente y poder buscar el lanzamisiles tranquilamente. La mayoría de las puertas tienen un nivel superior al de su tarjeta, pero en una tiene la suerte de poder entrar. En ella encuentra una caja donde pone NIKITA, y algunas otras cajas con misiles.

  De vuelta al sótano B2, Snake entra de nuevo en el pasillo electrificado. Deberá conducir por control remoto el mísil por el pasillo, hasta el centro eléctrico, y debe hacerlo deprisa, porque se le acaba el oxigeno. Una cámara en el cohete NIKITA le permite saber por donde circula. En el primer intento, el mísil cruza el pasillo y al final lo hace girar a la derecha, hacia una sala de oficinas. Una de las cámaras de seguridad con fusil de asalto detecta el cohete y lo hace estallar. Mala suerte, debe intentarlo de nuevo, pero no le quedan muchos cohetes, y cada vez tiene menos oxígeno. En un segundo intento, el misil supera todas las cámaras y esquiva los escritorios de la oficina, hasta llegar a la pequeña habitación donde se encuentra el conmutador de alto voltaje. Con una explosión, logra desactivar la corriente que alimenta el suelo electrificado del pasillo.

 

Captura_MGS_054

 

  Después de recuperar el aliento, regresa al pasillo, seguro al no estar electrificado, pero aún con gas tóxico. Muchas de las habitaciones a las que se accede desde el pasillo están cerradas, pero en una de ellas logra entrar y encuentra una máscara de gas. Eso le permitirá mantenerse más tiempo en ese lugar. También inspecciona el resto de salas en las oficinas donde hizo pasar el cohete, y encuentra algunas raciones y granadas. A la izquierda el pasillo electrificado puede ver una puerta en la que alguien ha escrito a mano <<Laboratorio de Hal. Prohibida la entrada>>[1]. Al cruzarla, llega a una cámara estanca, como la que había al comienzo del pasillo electrificado. Oye un silbido y siente una brisa de aire, que se vuelve más transparente, por lo que deduce que se ha eliminado el gas, así que ya no es necesaria la máscara.

  Entonces oye como gritan unos soldados al otro lado de la siguiente puerta: <<¡Quieto!>>, seguido de gemidos y gritos de dolor. Después, el silencio. Snake cruza la puerta a la siguiente sala, y a continuación otra de nivel tres que da lugar a un pasillo. Lo que ve en ese pasillo lo deja completamente inmovilizado. Las paredes, con signos de cortes, están llenas de sangre, y hay soldados muertos en el suelo.

 

Captura_MGS_056

 

SNAKE: Parece que los han cortado con algún tipo de cuchilla.

 

  Snake se da cuenta de que algo está interfiriendo con su radar Soliton. Además oye unas extrañas voces al otro lado del pasillo, detrás de la esquina. Se acerca sigilosamente caminando entre los cadáveres, cuando de la esquina asoma un soldado moribundo, que sin fuerzas dice <<Es… es un fantasma…>> y se desploma en el suelo, formando un charco de sangre. A continuación oye unos disparos y otro grito ahogado por el sonido de una espada. Al asomarse a la esquina, descubre a un soldado volando literalmente, pero se da cuenta de que lo sujeta una figura. Se trata del mismo camuflaje óptico que ya vio en el lugar donde tenían a Baker. Entre pequeños rayos eléctricos, se forma la figura del enigmático ninja, que deja caer el cuerpo del soldado. Ya completamente visible, con su espada y el exoesqueleto, pero sin percatarse de la presencia de Snake, el cyborg ninja entra lentamente en el laboratorio de Hal Emmerich.

 

Captura_MGS_058

 

SIGUIENTE >

 

 


[1] Traducción mía de lo que realmente hay escrito: “Hal’s Lab. Keep Out.”

 

Para otros capítulos de esta historia visita la página Metal Gear Solid

Para la descripción de los personajes visita la entrada Metal Gear Solid [1998, PSX]

Para otros juegos visita la colección Historia del Metal Gear

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: < ANTERIOR   Gracias a la ayuda de Meryl, Snake logra salir del hangar de tanques y acceder al campo de nieve. Al otro extremo de ese campo se encuentra el laboratorio del Dr. Emmerich, que puede ayudarle a destruir Metal …..

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: