La historia de Metal Gear Solid. Capítulo 7: La serpiente y el cuervo

< ANTERIOR

 

Tanto el Jefe de DARPA como el presidente Baker han fallecido de forma misteriosa. Baker le entregó a Snake antes de morir una llave que puede servir para desactivar Metal Gear, pero en caso de fallar, Snake deberá destruirlo. Para saber cómo acabar con Metal Gear debe ponerse en contacto con Hal Emmerich, cuya ubicación conoce la sobrina del coronel: Meryl.

Snake contacta con Meryl vía Códec. Esta le revela que en realidad en la instalación donde se encuentran no desactivan armas nucleares, sino que se desarrollaba Metal Gear en secreto a cargo de ArmsTech. FOX-HOUND fue enviado allí para mantenerlo en secreto, pero tomaron la instalación. También le revela donde se encuentra el Dr. Emmerich: en los sótanos del segundo piso del almacén de cabezas nucleares. Para llegar a ese nuevo edificio, Meryl debe abrirle la puerta del Hangar en el que se encuentra, en el que misteriosamente hay un tanque menos.

 

 

CAPÍTULO 7

La serpiente y el cuervo

 

 

Snake investiga las nuevas estancias a las que puede acceder con la tarjeta nivel 2 de Baker. Se encuentra con un silenciador para la SOCOM. También encuentra una caja de cartón en la que pone HELIPUERTO, y también da con un pequeño detector de minas. Snake se da cuenta de que la primera vez que llegó a esa planta había dos tanques. Ahora solo hay uno de ellos. Unos minutos más tarde, Meryl se comunica con Snake por Códec.

 

MERYL: Snake, le he abierto la puerta de carga.

SNAKE: Gracias, ¿dónde está usted?

MERYL: Donde-pue-do-ver-le.

SNAKE: No se mueva demasiado.

MERYL: Tranquilo, voy disfrazada con este uniforme enemigo.

SNAKE: No lo estará mucho si sigue con esos andares.

MERYL: ¿Qué me está diciendo?

SNAKE: Eh, no… nada.

MERYL: La puerta de carga es como una cámara estanca. Está equipada con sensores infrarrojos. Cuidado. Si detecta a un intruso, expulsa gas.

SNAKE: Gas…

MERYL: ¡Bien, nos veremos en el almacén de cabezas nucleares!

SNAKE: ¡Espere! ¡Antes dijo que iba a ser una buena chica!

MERYL: Cambié de opinión.

SNAKE: No se descuide, o las cosas podrían ponerse muy feas.

MERYL: Lo siento, pero solo así descubriré si estoy hecha para ser un verdadero soldado o no. Tengo que ponerme a prueba.

SNAKE: Esos tipos son profesionales. Va a conseguir que la maten.

MERYL: ¡…Nos veremos!

 

La gran compuerta daba paso a una estancia rectangular, con una compuerta similar en el otro extremo. Para llegar a ella, Snake debe esquivar los rayos infrarrojos que se desplazan verticalmente. Cruzar uno de ellos significaría que la muerte: las dos compuertas permanecerían cerradas mientras la estancia se inunda de un gas tóxico. Por suerte dispone de gafas térmicas, con las que puede ver los rayos y cruzar sin problemas.

Una vez cruzada la segunda compuerta, lo que tiene delante es un campo de nieve, la base de un desfiladero. Aún nieva, y aunque es de día, el cielo está completamente tapado. En el otro extremo del campo puede ver el edificio de desactivación de cabezas nucleares. En el suelo hay marcas que corresponden a las ruedas de un tanque. Entonces recuerda que en el hangar de tanques había uno menos que cuando llegó a él por primera vez. ¿Dónde se habría metido? De todas formas, decide avanzar, cuando de repente recibe una llamada por Códec.

En el visor del códec no aparece ninguna cara. En lugar de eso, solo se ve ruido blanco. Entonces oye la voz de un hombre que no reconoce.

 

VOZ: ¡Snake ten cuidado! En esa zona hay minas Claymore. ¡Usa un detector de minas!

SNAKE: ¿Quién eres?

VOZ: Llámame “Garganta Profunda”.

SNAKE: ¿Garganta Profunda? ¿El tipo del escándalo Watergate?

VOZ: Olvídate de eso ahora.

SNAKE: No usas transmisión a ráfagas. ¿Estás por aquí cerca?

VOZ: Mira. Hay un tanque delante de tu posición preparándote una emboscada.

SNAKE: ¿Pero quién eres tú?

VOZ: Un admirador tuyo.

 

Captura_MGS_046

 

Se cierra la conexión. Snake avanza con cuidado y utiliza su detector de minas, con el que efectivamente registra la presencia de minas Claymore. Cuando parece que puede avanzar sin peligro, ve como aparece desde el otro extremo del campo de nieve un tanque. Desde un altavoz se oye una voz muy profunda, que resuena en todo el acantilado: <<Este es territorio de Raven>>. A medio camino el tanque se para, y de la escotilla asoma un hombre muy corpulento, con el torso desnudo y con tatuajes, incluido un cuervo en su frente.

 

Captura_MGS_047

 

RAVEN: Alaska no es sitio para serpientes… Y no le dejaré pasar.

 

Raven habla con los soldados en el tanque: <<Envíale un mensaje>>. Acto seguido, el cañón apunta en la dirección de Snake y el tanque dispara. Snake logra saltar en el último segundo esquivando el proyectil. Raven parece estar disfrutando con la escena, no para de reír.

 

RAVEN: Muy bien, tu sitio es el suelo. ¡Debes arrastrarte por el suelo como la serpiente que eres! (Raven se introduce en el tanque). ¡Vamos, luchemos!

 

Escondido tras una roca, Snake idea un plan y espera el momento perfecto para atacar. Sabe que si se acerca lo suficiente al tanque y se mueve deprisa, el cañón no podrá apuntarle. Pero, ¿cómo acercarse? Entonces recuerda que dispone de granadas Chaff. Deberían servirle para inutilizar el equipo electrónico y evitar que el cañón le apunte mientras se acerca. Así lo hace, y durante un momento el cañón parece apuntar en todas direcciones, sin verle. De esta forma logra acercarse a las ruedas y permanecer “invisible”.

Eso solo es la mitad del plan, aún hay otro problema: desde la escotilla del tanque, un soldado dispara con una ametralladora. Ese problema podría ser a la vez una ventaja, un punto débil del tanque. Si logra ponerse en un punto ciego para el soldado, una granada debería bastar para acabar con los soldados de dentro del tanque. Tras algún que otro intento fallido, logra encestar una granada por la escotilla, y uno de los soldados sale volando y aterriza en el campo de nieve.

 

Captura_MGS_051

 

Snake se acerca al soldado para obtener una llave-tarjeta, y con el tanque aparentemente inutilizado, se dirige hacia la puerta que da acceso al almacén de cabezas nucleares. Desde dentro del tanque, Raven se comunica por radio con Liquid y Ocelot.

 

RAVEN: Bien Jefe. Espero que esté contento, tiene la tarjeta.

LIQUID: Jugaremos con él un ratito más.

RAVEN: Creo que sería conveniente no subestimarlo.

LIQUID: ¿Qué te ha parecido?

RAVEN: Es justo como ha dicho. Al luchar, está como poseído por un demonio. Como usted. No esperaría menos.

OCELOT: ¿Lo ve? Ya se lo dije, pero le mataré.

RAVEN: General Iván. Oí decir que le quitó una mano además de la dignidad.

OCELOT: ¡Mide tus palabras, brujo!

RAVEN: En la lengua de la tribu Sioux, ‘sioux’ significa serpiente. Se considera un animal que hay que temer.

OCELOT: Ahora Snake es mío. Cuando vuelva a verlo me encargaré de él.

LIQUID: ¡Aún no! No le mates todavía…

RAVEN: Él y yo volveremos a combatir.

OCELOT: ¿La predicción de siempre?

RAVEN: Sí. El cuervo en mi cabeza… sediento de su sangre.

 

Captura_MGS_052

 

 

SIGUIENTE >

 


Para otros capítulos de esta historia visita la página Metal Gear Solid

Para la descripción de los personajes visita la entrada Metal Gear Solid [1998, PSX]

Para otros juegos visita la colección Historia del Metal Gear

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: < ANTERIOR   Tanto el Jefe de DARPA como el presidente Baker han fallecido de forma misteriosa. Baker le entregó a Snake antes de morir una llave que puede servir para desactivar Metal Gear, pero en caso de fallar, Snake d…..

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: