La realidad en toda fantasía

 

En toda historia de fantasía existen elementos que no pueden ser reales, según la ciencia que conocemos. Eso convierte al universo de la historia en imposible. Pero no todos los elementos son puramente fantásticos (sin una sola correspondencia con el mundo real) sino que coexisten elementos de la realidad y más o menos elementos inventados. Esto es necesario, ya que de lo contrario no se entendería nada. Cuando se lee un libro o se ve una película o serie, los prejuicios del lector/vidente juegan un papel importante en la interpretación del tipo de universo al que nos traslada la historia.

Usando como ejemplo El Señor de los Anillos, por poner uno de fantasía conocido, los lectores utilizan sus prejuicios sobre nuestro mundo real para llenar los huecos del mundo ficticio de Tolkien. Si nadie dice lo contrario, en la Tierra Media la gravedad atrae a las cosas hacia el suelo, hay un Sol que sale y se pone, hay animales que necesitan comer y beber… Es decir, el universo es fantástico solo en los puntos en los que el autor nos lo hace notar. No es necesario que se explique en el libro que las cosas caen al suelo, por que esa información la aporta el conocimiento previo del lector sobre el mundo real.

 

Frodo

En El señor de los Anillos conviven elementos fantásticos (espectros, magia…) y reales (caballos, ríos…), fácilmente diferenciables

 

El creador de la historia debe conocer, por tanto, esos prejuicios (que corresponden al mundo que mejor conoce el público, es decir, el real) para formalizar una base de ese universo, que luego podrá ir desmarcándose del real a medida que se señalen los elementos fantásticos.

De ahí que no exista una fantasía 100%, aunque haya podido escribirlo en otras entradas. Se podría decir que esta entrada es una retractación de lo dicho, o una fe de erratas. Realmente, después de la reflexión anterior, la conclusión es que ningún autor crea partiendo de cero, y el lector presupone que el mundo fantástico sigue las reglas del real hasta que le muestren lo contrario. Por otro lado sigue siendo cierto que un universo con elementos “imposibles” según lo que conocemos, lo considere fantástico. Pero este me parecía un aspecto interesante de las historias de fantasía que no había comentado antes.

De existir una historia sin elementos de nuestra realidad, el problema principal sería que, en su universo completamente fantástico, sería una tortura para el autor el explicarlo y otra al lector para entenderlo, ya que como yo lo veo, el lector se encarga de llenar los huecos de ese universo con las leyes que conoce del mundo natural. 

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   En toda historia de fantasía existen elementos que no pueden ser reales, según la ciencia que conocemos. Eso convierte al universo de la historia en imposible. Pero no todos los elementos son puramente fantásticos (sin una …..

  2. […] aparecen elementos que no tienen porque corresponderse con nada conocido en la realidad. Aunque, como escribí la semana pasada, en toda fantasía siempre hay elementos reales mezclados con los fantásticos. Cuando se trata de […]

  3. […] he comentado al principio, y también escribí recientemente en otra entrada, si no se dice lo contrario, el espectador supone que en todos los aspectos de la naturaleza el […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: