Remakes, o cuando el cine es más industria que arte

 

La semana pasada vi la película Déjame entrar (Let Me In). Fantástica. Como últimamente me he propuesto escribir sobre las pelis que voy viendo y me parecen interesantes, me puse a hacer lo propio con ésta. Un poco por casualidad descubro que se trata de un remake de una peli sueca de (no os lo perdáis) ¡dos años antes!. Como mi indignación con los remakes absurdos ya no conoce límites, en lugar de hablar de la película, voy a escribir sobre el por qué de tal indignación.

Se supone que en principio el cine es arte, y luego un buen negocio para algunos (como en otras formas de arte, también hay cine independiente que no mueve grandes cantidades de dinero). Por otro lado, creo que, como arte que es, sólo es posible hacer una película partiendo de cero si trabaja gente creativa en todos los aspectos, no solo el guión, pero sobretodo en esto último.

En consecuencia, creo que una película con un guión original es más admirable que una adaptación de un libro (que por otro lado no estoy desprestigiando, no digo que sea fácil), y una adaptación de un libro es infinitamente más admirable que un remake, ya que ni siquiera hay un cambio de género. Pueden utilizarse las excusas que quieras: “es que le quiero dar otro enfoque”, “es que es una re-imaginación de los personajes”… cuando ya en demasiadas ocasiones la respuesta lógica al por qué del remake es: “es que la peli es buena y quiero sacar tajada como sea”. Ahí es dónde acaba el arte y empieza la industria, la que mueve millones y convierte en ricos a los espabilados directores de turno.

Normalmente tengo por costumbre ver primero las películas originales (sean del año que sean) y luego ver los remakes para ver si está justificado o no, según mi criterio, claro. Pero ésta me pilló por sorpresa, porque no sabía que era un remake.

 

Let_Me_In  Let_the_Right_One_In

El remake (izquierda) y la original (derecha)

 

Tras descubrirlo, intenté buscar una explicación racional de por qué coño la película sueca Déjame entrar (Let the Right One In) de 2008, con excelentes críticas (un 82 en metacrític no es nada fácil), en el 218 del top 250 de Imdb, con 61 premios y 18 nominaciones (incluida una nominación a los BAFTA) necesita un puto remake hollywoodiense en 2010.

En Imdb hay un apartado de preguntas frecuentes, y como me parece obvio, una de ellas es: “La original fue muy buena… ¿por qué hacer un remake?” Y la respuesta de un productor es, atención:

 

…the story was so great, so beautiful, that it should be seen by a bigger audience. So I was always saying to myself, people in Manhattan have seen it, guys like you [genre journalists/fans] because it’s in your wheelhouse, in New York, in Chicago, in Chelsea, in Notting Hill, in London but no one in Glasgow or Edinburgh or Bristol or Idaho or Pittsburgh has seen this film. It’s a story that needs to be seen by a wider audience. Then it came down to [the question], how do you achieve that? By paying homage to the original.

(Fuente)

 

Una película con las características de antes (los premios, las críticas…) no pasa desapercibida a quien le guste mínimamente el cine, y menos con la facilidad que hay hoy día para conocer películas “pequeñas” mediante internet. Es ridículo justificar el remake con el ‘querer llegar a más público’. En todo caso, habría un problema de distribución de la original, pero la producción de otra es absurdo.

A ver si logro transmitir lo ridículo de la situación con un ejemplo. Es como si un artista hubiera pintado otra vez un cuadro de Picasso para tenerlo expuesto también en el museo de Nueva York, y así que llegue a más gente. Eso es absurdo, las obras son únicas. Lo que de hecho se hacen son ‘giras’ con exposiciones especiales sobre algún autor, y las obras se ceden o se prestan, pero no se copian, se distribuyen, que es muy distinto.

Si otra productora hace una película de nuevo, solo puede ser para sacar tajada de la calidad de la original, lo que me parece lamentable desde el punto de vista artístico. Pero desde el industrial se entiende perfectamente: puedes vender un producto ya hecho y de calidad a un público nuevo, no hay ética profesional que te lo impida.

Supongo que hay productores que tendrán la sensación de que, hasta que una película no se hace en Hollywood, no la ve un gran público. Y tienen la bondad en un infinita misericordia de hacer llegar al ‘gran público’ las grandes películas europeas. Eso sí, con la diferencia de no distribuirlas, si no de producirlas de nuevo, con el consecuente beneficio a costa de la creatividad de otros.

En fin, supongo que veré la ‘Déjame entrar’ original, y por supuesto le dedicaré un entrada en el blog con lo que me ha parecido.

 


Hace mucho publiqué la entrada ‘Declaración de principios de un cinéfilo (parte 1)’, en la que también dejaba patente mi indignación con los remakes. Ésta podría considerarse como la parte 2.

4 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   La semana pasada vi la película Déjame entrar (Let Me In). Fantástica. Como últimamente me he propuesto escribir sobre las pelis que voy viendo y me parecen interesantes, me puse a hacer lo propio con ésta. Un poco por casu…..

  2. Alejandra · · Responder

    Hola

    Me llamo Alejandra y soy administradora de un directorio web/blog y me ha gustado mucho su sitio.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, a cambio solo pido un pequeño enlace a mi página de películas, ¿Qué le parece la idea?

    Mi correo es: ale.villar@hotmail.com

    Un beso! y SueRte con su BloG!
    Alejandra Villar

  3. Qué mal si no has visto la versión original. Yo no he visto el remake. Y esa explicación que dan para producirla nuevamente es, como tú dices, por lo menos absurda.

    Así vivamos en la parte más distante del planeta, tenemos la Internet que nos salva. Pero bueno, la idea de la gran tajada.

    Pasa un buen día.
    Por cierto corre a ver la versión original de Déjame entrar.

  4. […] Remakes, o cuando el cine es más industria que arte […]

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: